Formulario de búsqueda

Bifrutas presenta su nueva gama en un pueblo de 1.000 habitantes con sus "verdaderos influencers"

  • La marca escoge Otero de Herreros (Segovia), donde un grupo de vecinos se disfrazaron de envases de Bifrutas
  • La enseña recompensa esa acción espontánea y se vincula al entorno rural como parte de su lema "100% natural"

Las comunidades de marca son uno de los patrimonios más importantes a la hora de construir la identidad de un producto o un servicio y a veces los brandlovers más activos no se encuentran en los grandes mercados, sino en localidades como Otero de Herreros, un pueblo de Segovia de apenas 1.000 habitantes que ha sido el escenario del lanzamiento de la nueva gama de Bifrutas, que se define como de “origen 100% natural y vitamina C”.

La relación de Bifrutas con Otero de Herreros empezó en Twitter

¿Por qué una enseña elige un lugar así para promocionar sus productos? Para ello hay que remontarse a un concurso de disfraces organizado en el pueblo segoviano donde varios de sus vecinos eligieron vestirse de envases de Bifrutas, marca de Pascual, y publicaron la imagen en redes sociales. Lo que empezó como una foto en Twitter derivó en una interacción entre la marca y los protagonistas de una acción espontánea de branding.

“No nos esperábamos encontrar una auténtica comunidad de brandlovers de Bifrutas, de manera tan localizada, por lo que nos hace mucha ilusión que sean ellos de los primeros en probar nuestra nueva gama de bebidas. Es una manera de agradecerles la fidelidad con la marca”, ha dicho Juan Luis González Maroto, Director de Negocio de Bifrutas, que ha sorprendido a los vecinos de Otero de Herreros desplazándose a la localidad con un camión lleno de las nuevas bebidas de la marca.

Y esta acción de reparto presencial está contada en un spot de Bifrutas donde la marca cuenta el origen de su vinculación con el municipio segoviano y recoge la experiencia de la prueba entre los que da en llamar como sus “mejores influencers”. La campaña se desarrolla bajo el claim “100% natural”, de ahí que la enseña haya escogido un pueblo rural para su lanzamiento, en una asociación de valores e identidad del producto, a lo que une una historia como contexto. De hecho, el título del anuncio es “Si es que nos liáis…”, en una consideración de que han sido los propios amantes de la marca los que han propiciado, con sus comentarios y fotos, que Bifrutas haya escogido Otero de Herreros.

Además de una prueba en exclusiva, este evento ha servido para poner en el mapa a la localidad segoviana, integrada, como tantas otras en lo que se ha dado en llamar como España Vacía o Vaciada. “Quiero agradecer que las empresas de ámbito internacional como Pascual se fijen en nuestro pueblo y ayuden a visibilizar los pueblos y la España Rural a la que pertenecemos”, ha declarado Meinardo Sanz, Alcalde de Otero de Herreros, en relación con esta acción publicitaria, que está integrada en el proceso de relanzamiento que vive Bifrutas a pocos meses de su 25 aniversario.

Bifrutas afronta una renovación hacia la sostenibilidad

Así, la marca está inmersa en una transformación que incluye una nueva identidad visual, un modo de comunicar diferente y una gama de productos naturales, "con una fuerte apuesta para conquistar el público de jóvenes-adultos”, señalan desde Bifrutas en un comunicado, en el que defiende su carácter inconformista, “por lo que seguiremos mezclando para seguir conquistando a nuestros verdaderos influencers: los consumidores”.

Y precisamente, una de las respuestas a las que la nueva gama quiere dar respuesta es a la demanda cada vez mayor que Pascual ha detectado de productos exigentes y adaptados a una alimentación más saludable, "por lo que tenemos una nueva receta que convivirá con Bifrutas Original, disponible para aquellos consumidores amantes del sabor de siempre”.

De este modo, la compañía aspira a convertirse en un referente de las bebidas saludables llegando a 500.000 nuevos hogares. Asimismo, la marca quiere reforzar su compromiso con la sostenibilidad, por lo que va a sustituir sus briks por envases más ecológicos, con un 75% de materiales procedentes de fuentes renovables y con tapón vegetal. Igualmente reemplazará las pajitas de plástico por otras más sostenibles de cartón y los agrupadores de los briks tienen ya un 50% de plástico reciclado. Solo con la acción de las pajitas, se reducirán alrededor de 42.000 kilos de plástico de un solo uso.