Formulario de búsqueda

Atresmedia y Mediaset responden duramente a la multa impuesta por Competencia

Compartir en:

Atresmedia y Mediaset responden duramente a la multa impuesta por Competencia

  • El supervisor les ha impuesto una sanción de 77,1 millones de euros por supuestas prácticas publicitarias anticompetitivas
  • Los dos grupos de comunicación responden que la CNMC no está interpretando como debería el nuevo mercado audiovisual

Después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) haya impuesto una multa de 77,1 millones de euros a Atresmedia y Mediaset por supuestas prácticas publicitarias anticompetitivas, ambos grupos de comunicación han respondido duramente a la resolución del organismo.

La multa de Competencia

El supervisor considera que las políticas comerciales de las dos cadenas de televisión vulneran las normas de competencia.

Competencia les acusa de acaparar el 85% del mercado publicitario televisivo

Argumenta que han desarrollado políticas comerciales en la venta de la publicidad televisiva cuyo resultado ha sido concentrar en sus canales una cuota conjunta que supera el 85% de todo el mercado. "Es decir, una cuota superior a la que les correspondería en un mercado competitivo. De esta manera, limitan la capacidad del resto de canales de televisión para captar ingresos por publicidad, con riesgo de verse expulsados del mercado", señala el organismo presidido por José María Marín Quemada.

Por eso ha impuesto una sanción de 38,9 millones a Mediaset junto con su filial publicitaria Publiespaña y de 38,2 millones de euros a Atresmedia junto a su división publicitaria Atres Advertising. Además les insta a  a modificar esta estrategia comercial en un plazo de tres meses. Contra esta resolución no cabe recurso en vía administrativa, pero las empresas ya han anunciado que recurrirán ante la Audiencia Nacional.

La decisión no ha sido bien recibida por ninguno de los dos grupos. Ambos han contestado con dureza. 

Los argumentos de Atresmedia

En un comunicado, Atresmedia avanza defenderá "ante todas las instancias judiciales que sean necesarias, la total y absoluta legalidad de su política comercial". Califica la resolución de "injusta, errónea e infundada" y asegura que las actividades comerciales llevadas a cabo por el grupo no sólo son "completamente legales sino que además forman parte del funcionamiento lógico y natural del negocio publicitario en todo el mundo".

Atresmedia acusa a la CNMC de no entender la realidad del mercado audiovisual

Por otra parte, tacha de "desproporcionada" la cuantía de la sanción, "la mayor multa jamás impuesta por la CNMC a una empresa por unas prácticas que solo alcanzan la categoría de infracción grave". Y ha acusado a la CNMC de mirar "a la carretera por el espejo retrovisor" en referencia a que considera que el regulador no entiende que "el mercado de la televisión privada ya sólo es una porción minoritaria de un mercado nuevo, el audiovisual, mucho más grande y global, con importantes asimetrías regulatorias y con una inquietante falta de vigilancia por parte, precisamente, de la propia CNMC"

Los argumentos de Mediaset

Por su parte Mediaset, avanza que solicitará la suspensión cautelar de la resolución y que la recurrirá ante la Audiencia Nacional la "injustificada resolución de la CNMC" y le acusa de "deficiente consideración de la estructura de mercado, errónea base jurídica, error en la calificación de las conductas y ausencia total de prueba de los efectos anticompetitivos supuestamente generados".

Mediaset apunta que no se está considerando la competencia del audiovisual de Internet

La compañía manifiesta su "más absoluto desacuerdo" con la resolución y argumenta que las conductas investigadas son "las mismas que se vienen llevando a cabo desde hace décadas, no sólo en España, sino en otros países europeos" y que la CNMC está caracterizando el mercado de manera incorrecta "al seguir considerando como tal el mercado publicitario televisivo, cuando resulta patente su, cada vez más, subsunción en el de la publicidad audiovisual donde la principal competencia viene del mundo Internet". En opinión de la corporación, esa supuesta deficiente consideración del nuevo escenario audiovisual y publicitario ha llevado a esta Comisión a definir como efectos anticompetitivos "a la propia dinámica del mercado". Además añade que el organizmo no ha podido probar que las conductas investigadas "hayan producido (o sean susceptibles de producir) efectos anticompetitivos, ni ha probado que exista una relación de causalidad entre unos supuestos efectos anticompetitivos y las conductas de Mediaset España"