Formulario de búsqueda

Así son los consumidores post-coronavirus, según Nielsen

  • Los nuevos tipos de hogares son los impactados, vigilantes, burbuja y sin cautela
  • El coronavirus ha provocado que los españoles aprendan o vuelvan a cocinar

El coronavirus está causando estragos en nuestro día a día, cambiando así muchos de los aspectos que estábamos acostumbrados a disfrutar. Por ello, esta crisis sanitaria y económica que estamos viviendo, ha perfilado nuevos patrones de consumo, provocando así una nueva división de consumidores. Estos cuatro nuevos tipos de hogares, según su actitud ante el gasto, son según Nielsen:

  • Impactados: un 37% de los hogares vigilan mucho más lo que gastan dado que su situación y la seguridad económica del hogar se ha visto impactada
  • Vigilantes: el 31% de los consumidores que, a pesar de no haber sufrido un gran impacto en sus ingresos, vigilan y se cuidan mucho de no gastar más que antes
  • Burbuja: son el 20%, los que no están notando la crisis en su situación financiera y no están pendientes de ese euro arriba o abajo en la cesta de la compra
  • Sin cautela: aquellos hogares con cierto impacto económico, pero que no controlan más el presupuesto doméstico

Debido al contexto que vivimos, el cuidado de la cartera es una de las cinco grandes tendencias que se han acelerado, dejando así un consumidor más vulnerable y sensible. Y a su hipersensibilidad con el gasto, hay que añadir otras dos tendencias más como son una mayor preocupación por el cuidado de la salud y del entorno.

La salud y la sostenibilidad

En este sentido, Nielsen afirma que, seis de cada diez consumidores españoles aseguran gastar más en alimentación saludable. Y es que, si a finales de 2019 la salud era la principal preocupación para el 19% de los españoles, a mitad de este año ese porcentaje ya había crecido hasta el 50%. Por otro lado, más allá de la tendencia, la alimentación saludable tiene un importante componente digital: un 56% buscan información de los productos online, incluso en redes sociales. Además, el etiquetado es clave para un 51%, ocasionándose una fuerte demanda de transparencia y autenticidad.

Ocho de cada diez consumidores piden más atributos que calidad y precio

El consumidor español ya está pidiendo más atributos además de la calidad y el precio.  Concretamente lo hacen ocho de cada diez consumidores.
Al mismo tiempo, el cuidado del entorno mediante la sostenibilidad es algo que también preocupa a los consumidores españoles. El 53% están dispuestos a cambiar a un consumo concienciado.

Aumento del ocio en casa

Por otro lado, uno de los factores que más afectados se han visto por la pandemia es el cocooning, acelerando así la percepción de los hogares como fortaleza y, con ello, el desarrollo de nuevas formas de ocio doméstico. Esta vuelta a los fogones ha hecho que los españoles hayan aprendido a cocinar o recordado un hábito olvidado, elevando el crecimiento de productos como harinas con una subida de sus ventas del 48%, un 20% en especias, un 22% en legumbres secas y un 16% en azúcar.

Además, este factor también cuenta con un importante componente digital debido a que hemos aprendido a socializar de forma online desde nuestros hogares. Esto ha provocado que haya nuevos momentos de ocio con familiares o amigos en la distancia o sustituyendo el cine por las plataformas de streaming, lo que da pie al consumo de productos como el vermut, habiendo aumentado en un 38% sus ventas; las sidras hasta un 24% más, palomitas de maíz más del 36%, o las aceitunas hasta un 16%.

En este sentido, el estudio afirma que esta mayor propensión a estar en casa está ayudando al despegue del online para hacer la compra. De tal modo que ya hay 1,5 millones de clientes en este canal e, incluso, se están venciendo miedos a adquirir productos frescos por esta vía.
Por ello, Nielsen concluye que la digitalización es, de esta forma, otra gran tendencia del consumo post-coronavirus.