Formulario de búsqueda


“La gente prueba BlaBlaCar por el ahorro, pero vuelve por la experiencia” (Entrevista)

Compartir en:

“La gente prueba BlaBlaCar por el ahorro, pero vuelve por la experiencia” (Entrevista)

  • Hablamos con Álvaro Zamácola, Director de Operaciones de BlaBlaCar para España y Portugal
  • "Cambiamos de imagen para reflejar la madurez de marca y de comunidad”

A principios de 2018 BlaBlaCar anunciaba cambios profundos con una nueva identidad corporativo y un nuevo algoritmo. Poco después la marca anunciaba que comenzaría a trabajar con VCCP Spain.

Hemos hablado con Álvaro Zamácola, Director de Operaciones de BlaBlaCar para España y Portugal del cambio de identidad corporativa, la trayectoria de la marca en España, y sus planes de futuro.

P. A principios de 2018 BlaBlaCar estrenaba identidad corporativa. ¿Qué nos puedes contar? ¿Cuál es el objetivo de este cambio?

R. Con este cambio de imagen queríamos reflejar la madurez de la marca y la comunidad. Cuando empezamos el logotipo de BlaBlaCar tenía unos colores muy primarios: rojo, azul y verde. Con eso queríamos llamar la atención. Y también se dirigía a un público más joven, que entendíamos serían los primeros que adoptarían este modelo.

Con el paso del tiempo la comunidad ha ido madurando, al mismo tiempo que lo ha hecho la marca. Necesitábamos reflejar esto con un cambio de identidad y diseño.

P. En aquel momento hablabais de reforzar las relaciones sociales, y de hecho alguna vez has mencionado que la gente vuelve a BlaBlaCar por la experiencia, no por el precio…

R. El ahorro es importante, BlaBlaCar es una forma económica de viajar. Tanto para el pasajero que encuentra un viaje como para el conductor, que es el primero que se ve beneficiado porque la otra alternativa es hacer el viaje solo. El ahorro es un mensaje importante.

“Cambiamos de imagen para reflejar la madurez de marca y de comunidad”

Pero es cierto que, aunque la gente prueba por el ahorro, repite por la experiencia. Y eso lo vemos porque a día mucha de la gente que nos prueba lo hace por recomendación. Y eso se debe a la experiencia vivida gracias a la comunidad que tenemos, que cada vez es más diversa. Sabemos que lo disfrutan y nos recomiendan porque todavía el 60% de los usuarios que entran en BlaBlaCar vienen del boca a boca.

P. También estrenabais algoritmo para ofrecer más opciones a los que viven lejos de los núcleos urbanos, incluyendo además trayectos cortos con otros más largos. ¿Cómo ha sido la acogida hasta ahora?

R. Anunciamos que incorporaríamos este nuevo algoritmo, que aún se encuentra en período de pruebas. Dentro de los grandes desplazamientos, entre las grandes ciudades más comunes en BlaBlaCar, hay muchos puntos intermedios. Lo que aparecerá son alternativas de viajes para los pasajeros de esas ciudades intermedias. Tendrá una doble finalidad. Por un lado, los conductores podrán llenar más fácilmente el coche. Por otro, los pasajeros tendrán más alternativas a la hora de moverse.

“El objetivo de un perfil perfectamente relleno en la plataforma es que, con un solo vistazo, ya sepas con quién vas a viajar”

El ejemplo que poníamos era La Carolina, un municipio de la provincia de Jaén, muy cerca de la autopista A4. ¿Viajes entre Madrid y la Carolina? Quizás habría unos 200. Pero con este nuevo algoritmo había una opción de unos 2.000 viajes contando todos los coches que pasaban por allí.

El algoritmo está en período de pruebas, pero en otros países ya se ha lanzado y está funcionando al 100%. El objetivo es lanzarlo en España a lo largo de este verano.

P. ¿Cuál es el perfil del target de BlaBlaCar?

R. Hablamos de un público que son tanto mujeres como hombres: un 52% de hombres y un 48% de mujeres aproximadamente. Un tercio está entre los 18 y los 25 años, otro tercio de los 25 a los 35, y otro por encima de los 35 años. Lo que termina siendo una edad media de 30 años. Cualquiera puede ser público target de BlaBlaCar a día de hoy. Cualquier a quien le guste o necesite viajar.

P. Vuestro modelo de negocio se basa en la confianza del usuario, algo que habéis explorado a través del estudio “Entering the Trust Age”. Además de la verificación de perfiles, ¿cómo puede BlaBlaCar fomentar esa confianza digital?

R. La verificación de perfiles es importante. Pero una de las grandes incorporaciones que hicimos en su día, y que más nos está funcionando, es la valoración. La valoración de los viajes por parte del usuario. Es similar a la hora de reservar un hotel: ya no miras tanto si tiene tres o cuatro estrellas, sino las valoraciones de otros usuarios.

“Las empresas de economía colaborativa y economía bajo demanda son muy diferentes”

Ese es también el objetivo de un perfil que esté perfectamente rellenado y que sea de mayor confianza, que conozcas previamente con quién vas a viajar. Por eso es importante contar con una foto en la que se vea bien la cara, que esté conectado a redes sociales para saber si es una persona real, que aparezca la última conexión para que veas si es activo o no, las valoraciones de otros usuarios… Al final el objetivo es que, con un solo vistazo, viendo el perfil, ya sepas con quién vas a viajar. Y eso es lo que genera confianza.

Y por último es la propia marca en sí la que genera confianza, algo en lo que hemos trabajado desde el principio.

P. Algunos os llaman disruptivos, pero las aplicaciones de economía colaborativa habéis dejado claro que queréis trabajar de la mano de las instituciones públicas. ¿Por qué no lo hemos conseguido aún? ¿Qué nos falta?

R. Claro, nosotros queremos trabajar con ellos y seguimos haciéndolo. BlaBlaCar es uno de los mayores exponentes de la economía colaborativa. Y una de las principales conversaciones que queríamos tener con la administración era enseñar el modelo. Explicábamos claramente que aquí lo que se está haciendo es compartir gastos, nosotros conectamos a personas porque ese viaje se va a dar sí o sí… Entonces es un recurso que no va a ser utilizado de forma eficiente a menos que lo hagas a través de BlaBlaCar.

"BlaBlaCar ha conseguido aumentar la tasa de ocupación de sus coches hasta un 2,8"

En Europa el 76% de los viajes entre 100 y 800 kilómetros se hacen en coche. Por lo tanto sigue siendo un medio de transporte fundamental. Pero la tasa de ocupación media es de 1,7, con lo cual van vacíos. Los viajes que se dan dentro de BlaBlaCar ya tienen una tasa de ocupación de 2,8. Poco a poco vamos logrando ese objetivo de llenar los coches en las carreteras.

Pero lo que queremos es llegar a lo que ha ocurrido en otros países. Como por ejemplo Francia, donde se ha conseguido crear una definición más actualizada de lo que es compartir coche. Se ha hecho bajo la ley de cambio climático, porque el hecho de compartir coche hace que haya en realidad menos vehículos circulando por las carreteras. Y eso supone un ahorro en las emisiones de CO2, entendiendo que es un modelo eficiente para el medio ambiente. Nos gustaría llegar a ese punto en España, y en eso estamos trabajando.

P. Porque además existen diferencias entre modelos de economía colaborativa y modelos de economía bajo demanda…

R. Son muy distintos. Lo único tienen en común es que hay un móvil y un coche, nada más.

"Con la economía colaborativa nadie hace dinero, son particulares, no profesionales"

Los conductores en BlaBlaCar son personas particulares que van a realizar el viaje de todos modos, porque tienen que hacerlo. En cambio, dentro de la economía bajo demanda una persona te lleva donde quieras. Al final estás pidiendo un servicio que ofrece un profesional. Esa es la grandísima diferencia.

Dentro de BlaBlaCar además no se puede dar el lucro, tenemos herramientas para evitarlo, como el límite de precios y el control de número de viajes. Y la gente cada vez lo entiende más, cada vez hay menos casos de gente que intenta lucrarse con esto. Con la economía colaborativa nadie hace dinero, son particulares, no profesionales.

P. Jaime Rodríguez de Santiago, General Manager de BlaBlaCar en España y Alemania, nos contaba que sois uno de los agentes europeos más relevantes respecto a economía colaborativa. Lo cual es más común en Estados Unidos. Tú que has vivido a ambos lados del Atlántico, ¿es más fácil triunfar con estos modelos al otro lado del charco?

R. En Estados Unidos tienes un mercado de 300 millones de personas, todos bajo el mismo idioma. Eso ya es una gran ventaja frente a lo que podría ser Europa, que no deja de ser un conglomerado de países. Un mercado único, pero con varios idiomas, cultura y demás.

Para cualquier empresa o start-up que tenga cierta escalabilidad, Estados Unidos es un perfecto campo de cultivo perfecto. Lo abres y ya tienes un mercado enorme. En Europa es más complicado. Pero BlaBlaCar es un gran ejemplo de una empresa que con poquísimos cambios, o casi ninguno entre los diferentes países, ha conseguido crear una plataforma utilizada por toda Europa. Y eso es un gran incentivo para que se den esos ecosistemas de emprendimiento.

P. ¿Cómo ve BlaBlaCar el futuro del transporte en las grandes ciudades en los próximos cinco años?

R. Sí, en las ciudades ya lo estamos viendo. Viene del mismo paradigma del que nació BlaBlaCar. Pasamos de la propiedad al uso, es un cambio de mentalidad. La gente no necesita tener un coche que vaya a estar el 95% del tiempo parado, pero si es verdad que quizás necesites un coche en un momento concreto.

Y dentro de las propias ciudades hay alternativas para ello, que además son más sostenibles y eficientes: bicis, coches, motos… Al final las grandes ciudades terminan siendo hostiles con los coche. Es un cambio de mentalidad sobre todo.

P. Y siempre se habla de la movilidad en las grandes ciudades. pero ¿qué sucederá en las zonas rurales?

R. Es una caso diferente, porque no tienen un problema de contaminación, sino de conexión. Con el nuevo algoritmo podremos dar una solución, y conectar esas poblaciones con toda España.

P. Te definen como un “apasionado de proyectos que solucionan problemas reales”. No cabe duda que BlaBlaCar soluciona un problema real de movilidad. Pero, si tuvieras que elegir cualquier otro problema actual para solucionar, ¿cuál sería?

R. BlaBlaCar soluciona un problema de movilidad que además está englobado dentro un problema aún mayor, como es el cambio climático. Es uno de los proyectos en los que todos deberíamos estar trabajando. La movilidad y el transporte es tan solo una pequeña parte.

"BlaBlaCar soluciona un problema de movilidad que se engloba dentro de un problema aún mayor: el cambio climático"

Por otro lado sigo muy de cerca todo el mundo de la educación online, sobre todo por mi experiencia anterior. Todavía hay mucho margen para cubrir esa distancia que existe entre las universidades y las necesidades reales del entorno laboral, que cada vez son más digitales. Es un margen que se puede cubrir con distintas plataformas online. Por ejemplo, nosotros en BlaBlaCar hemos instalado Lynda para los empleados aquí en España.

P. Hace poco podíamos ver en tu perfil de Twitter un vídeo de Enhamed en el que decía que no cree en los sueños, sino que tiene planes. ¿Cuáles son los planes de BlaBlaCar para este 2018?

R. Sí, de hecho Enhamed formó parte de uno de los desayunos que organizamos internamente como equipo, una iniciativa que mantenemos de forma mensual. Y él hablaba de convertir los sueños en planes, y escribirlos en papel para que se cumplan.

Los planes de BlaBlaCar en España (que no sueños, porque los vamos a ejecutar) son hacer crecer la comunidad aún más. Por otro lado queremos seguir siendo la alternativa preferida para viajar de una forma económica y social, así como sostenible. Y por otro lado intentar conectar esas zonas más desconectadas con la implementación del nuevo algoritmo.