Formulario de búsqueda

Esta campaña experimental analizará cómo se comporta el odio en redes sociales

  • Accem lanza “Ódiame”, de la mano de Grace, para reflexionar sobre la discriminación hacia determinados colectivos
  • La imagen del actor Jorge Suquet se transformará en función de los mensajes de odio que reciba en redes sociales
...

Los delitos e incidentes de odio aumentaron en España un 6,8% en 2019 con respecto al año anterior, según el informe de la Evolución de los Delitos de Odio en España que publica el Ministerio del Interior. Concretamente, los motivados por racismo y xenofobia fueron los que más incrementaron, un 20,9% con respecto a 2018. No obstante, otros ámbitos que más aumentaron fueron el de orientación sexual e identidad de género; en un 8,6%, y el de personas con discapacidad, un 4%.

Muchos de esos delitos implican amenazas, lesiones, discriminación, injurias o tratos degradantes, de los cuales una parte significativa se producen en redes sociales. Por ello, luchar contra el odio en plataformas digitales se ha convertido en un objetivo prioritario para marcas y asociaciones, a las que ahora se suma Accem, organización española sin ánimo de lucro especializada en la atención a personas en riesgo de exclusión social, con la campaña “Ódiame”.

La campaña implica diferentes etapas y acciones que se desarrollarán a lo largo de 2021

En colaboración con la agencia Grace, la ONG ha puesto en marcha una campaña de carácter experimental que busca observar y analizar cómo se comportan los haters y el odio en las redes sociales.
La estrategia de ejecución implica diferentes etapas y acciones que se desarrollarán a lo largo de lo que resta del año con el objetivo de recoger datos e información a partir de la escucha social con la que Accem podrá trabajar en proyectos futuros.

Una campaña por fases

En su primera fase, “Ódiame” lanza un spot protagonizado por el actor Jorge Suquet. Este se presenta como lo que es, un hombre blanco occidental al que, según comenta, “nadie mira mal por la calle” y “nadie insulta en redes”. No obstante, pide a los haters de internet que concentren en él su odio y no en colectivos que habitualmente son víctimas de incidentes y delitos, como las mujeres, los inmigrantes o la comunidad LGBT+.

Seré todo lo que odies. Estoy aquí para demostrarte lo absurdo que es tu odio. Para que te des cuenta de que solo odias a quien es distinto a ti. Estoy aquí para que entiendas que cuando esparces tu odio en las redes contribuyes a difundirlo”, comenta el actor. Esta declaración de intenciones se traducirá en acciones en redes sociales que buscan demostrar las formas que adoptan las personas víctimas de delitos de odio.

De esta forma, se han creado perfiles en Twitter (@HombreBlancoOc1), Instagram (@HombreBlancoOccidental) y Facebook (Hombre Blanco Occidental) en los que el personaje, partiendo de la imagen del actor, se transformará ante la homofobia, la xenofobia o cualquier tendencia de odio que, mediante la escucha social, se detecte en las redes sociales durante el 2021. Dichas transformaciones se llevarán a cabo gracias al trabajo de un equipo de efectos especiales y maquillaje, liderados por el fotógrafo Félix Valiente.

Tal y como explica la creatividad, el actor se transformará en mujer si recibe comentarios sexistas y machistas, o en homosexual si recibe mensajes homófobos, o en inmigrante si la conversación adquiere tonos racistas. “En lugar de proponerle una campaña convencional que se distribuyera en redes sociales, propusimos una campaña que se desarrollara en las redes sociales”, comenta Juan Sánchez, Chief Creative Officer & Founder de Grace. “Es un experimento donde la gente durante un tiempo pueda analizar y ser testigo de la evolución del odio, además de ayudar a difundirla”.

En este sentido, los objetivos son dos. El primero es entender cómo se comporta el odio en las redes que, según Sánchez, responde a una especie calendario. "Cuando llega el Día de la Mujer, surge la misoginia. Con la llegada de las pateras en verano surge el odio hacia el inmigrante, la xenofobia. Con el Orgullo, aparecen comportamientos homófobos y tránsfobos. El colectivo objeto del odio va cambiando, pero los que odian son básicamente los mismos. Hay algo de absurdo en ello, pero que merece la pena entender".

La segunda intención de la campaña es la concienciación. "El segundo objetivo es utilizar esta información para sensibilizar sobre lo peligroso que es y cómo acaba saltando de las redes a la vida real", nos comenta el creativo. "Hay gente que es hater profesional, pero otra que difunde el odio sin ser consciente de que puede estar afectando a personas reales".

El papel de la publicidad frente al odio

Además, la campaña también dará voz a personas que han sido víctimas del odio y que han vivido situaciones difíciles y peligrosas. En la primera fase, “Ódiame” comparte la historia de Fernan, un joven de Guinea Conakry residente en España, que explica su experiencia migratoria, las agresiones y discriminaciones sufridas y el sufrimiento que conlleva separarse de su familia y dejar atrás su país de origen. “El odio que difundes en las redes, no se queda en las redes”, concluye la pieza.

...


En Grace son conscientes de que la campaña despertará la polémica. “Sabemos que recogerá apoyo para estos colectivos y también sabemos que recogerá odio a lo largo de los meses”, explica Sánchez. “Todo este odio  será el material con el que construiremos la pieza final de la campaña y que se convertirá en una herramienta que pueda ayudar de alguna manera a colectivos a los que ACCEM asiste cada día y que acaban sufriendo el odio en carne propia”.

Sin embargo, creen firmemente en el papel de la publicidad para plantar cara a lacras como los delitos de odio. "Los publicitarios trabajamos en redes, sabemos cómo llegar a la gente y somos capaces de conseguir que se implique y participe en campañas de todo tipo. ¿Por qué no hacerlo para combatir el odio? Es un problema gravísimo que afecta a la vida real de muchas personas", asegura el Chief Creative Officer & Founder de Grace. "Es un problema que afecta a toda la sociedad y que solo se puede resolver si somos conscientes de ello. Los publicitarios podemos ayudar".