ReasonWhy Actualidad e Investigación sobre Marketing y Economía Digital


Wallapop, el consumo sostenible de moda y la etiqueta que Ana Fernández “olvidó" quitar de su vestido

  • La plataforma usó la alfombra roja de Los40 Music Awards para lanzar un mensaje de concienciación
  • La idea, que jugaba con el supuesto despiste indumentario de la actriz, es de Mono Madrid
Wallapop

Vestido semitransparente con detalles de pedrería, collar a juego, coleta larga, sandalias plateadas de tacón alto... La actriz Ana Fernández posaba elegante y glamourosa en la alfombra roja de Los40 Music Awards, celebrados el pasado día 12 de noviembre en Mallorca, hasta que pudo apreciarse un detalle que hacía añicos el encanto del momento: la actriz no había quitado la etiqueta del vestido y esta colgaba, bien visible, sobre su hombro.

Fue la actriz quien informó en redes de que su supuesto "despiste" era una acción de Wallapop


Pero lo que los cronistas sociales denominarían como un epic fail o, más castizamente, un momento “tierra trágame”, no era tal, sino una acción de Wallapop para concienciar sobre un uso más responsable de la moda, tal y como reveló la propia Fernández poco después en su cuenta de Instagram.

La idea es de Mono Madrid, que también ha comentado en redes sociales la iniciativa y la pequeña broma que contenía, y que la actriz mantuvo en las entrevistas posteriores a su llegada al evento. La estrategia de comunicación y relaciones públicas de la campaña ha corrido a cargo de Hotwire.


La etiqueta que supuestamente había olvidado quitar la actriz era un juego para llamar la atención sobre el hecho de que volver a usar ese vestido en lugar de que la actriz luciera uno nuevo suponía el ahorro de 1.702 litros de agua y la no emisión al aire de 15 kilogramos de dióxido de carbono.

“Es lo que hubiera supuesto hacer un vestido nuevo”, escribía Fernández en Instagram sobre la iniciativa. “Al final, estrenar no significa ponerte algo nuevo, sino ponértelo por primera vez”.
En el mismo post señalaba: "Ha sido un placer vestir este maravilloso look Wallapop con el que me gustaría iniciar una conversación sobre el precio que realmente tienen las cosas”.

Wallapop y el consumo responsable

Esta acción con motivo de los premios de Los40 incide en el mensaje que Wallapop, plataforma de compra-venta de productos usados, viene difundiendo sobre la importancia de practicar un consumo responsable y dar a las cosas una nueva vida. Un ejemplo es la campaña “Precio y a qué precio”, creada asimismo por Mono Madrid y emitida el pasado mes de septiembre.

De acuerdo con los datos de La Red del Cambio, un estudio de Wallapop sobre consumo responsable y desarrollo sostenible, el 30% de los españoles ya compran ropa de segunda mano y para el 68% la sostenibilidad es un factor clave en su decisión de compra.

Noticias Relacionadas

Recommerce: las marcas apuestan por sus propias plataformas de segunda mano

 

“Refranes”, la primera campaña de Mono Madrid para Wallapop

 

De acuerdo con el mismo informe, el 56% de los jóvenes de la generación Z creen que ahora existe mayor conciencia sobre sostenibilidad que antes de la pandemia y el 83% ya compran artículos de segunda mano más o igual que antes de la crisis sanitaria. Asimismo, un 68% afirman que los valores de sostenibilidad de un producto influyen directamente en su decisión de compra del mismo.

Diesel y el "wardrobing"

No es esta iniciativa de Wallapop la primera que usa las etiquetas de la ropa para llamar la tención sobre el consumo responsable de moda. Hace dos años, la marca italiana Diesel lanzó la campaña "Enjoy before returning" ("Disfrútalo antes de devolverlo") en la que hacía evidente, al tiempo que se burlaba de ella, la práctica del "wardrobing", término con el que se denomina el uso de una prenda comparada online sin quitarle las etiquetas antes de devolverla.

Aparte del mensaje burlón e irónico, Diesel usó la campaña para informar con claridad de sus políticas de devolución de productos, al tiempo que lanzaba un comunicado informando de que desaprobaba la práctica del "wardrobing". Según informó Diesel, la campaña produjo un aumento del 24% en las ventas y un descenso del 9% en las devoluciones.