Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología
Hasta 10.000 dólares por cada tweet en el que se recomienda un producto.
Compartir en:

Hasta 10.000 dólares por cada tweet en el que se recomienda un producto.

Un grupo de famosos está siendo investigado en Reino Unido por publicitar unas barritas de chocolate en Twitter de manera que parezca que sólo las recomiendan.

Reason Why Reason Why logo

Estaba tardando en pasar... No me refiero al hecho de que los famosos "recomienden" productos por las redes sociales, sino a que la justicia tome cartas en el asunto. Las marcas ven en las redes sociales una gran oportunidad para conseguir impactos y esta manera, sin duda, es una gran idea. Estos famosos tiene millones de fans que están recibiendo la publicidad del producto a priori de una forma positiva, ya que interactúan con el producto de manera positiva. Pero entramos en el problema de siempre, el intrusismo. Las personas no siguen a estas celebridades en las redes sociales para recibir publicidad... ¡La polémica está servida! Por lo pronto Snickers ya le ha sacado bastante jugo a su publicidad en Twitter.

El truco es viejo, recurrir al tirón de un famoso para elevar el caché de un producto. Claro que si intentas hacerlo pasar por un consejo gratuito, se convierte en una antigua argucia: publicidad encubierta. Lo nuevo es el medio, Twitter, y su creciente popularidad. ¿Han visto últimamente a David Bustamante alardeando la marca de su último flamante reloj en el Facebook? ¿O a Miguel Bosé tuiteando su yogur favorito? ¿no? Pues atentos a las redes sociales de los famosos porque la última moda publicitaria puede desembarcar en España en cualquier momento.

En Reino Unido y Estados Unidos se ha puesto de moda que las celebrities cedan los mensajes de sus cuentas de Twitter a la promoción de una marca a cambio de una suma de dinero. El último número de la revista The New York Magazine publica incluso el caché que cobran algunas caras conocidas por tuit. La actriz Kim Kardashian se embolsa 10.000 dólares (unos 7.600 euros) por cada minimensaje en el que recomienda un producto, y al rapero Snoop Dogg pueden pagarle 8.000 (alrededor de 6.100 euros) por un anuncio que no lo parezca. Según la revista, marcas como Toyota o American Airlines han comenzado a utilizar esta técnica, que la semana pasada desencadenó su primera polémica a este lado del atlántico, en Reino Unido.

El regulador de la publicidad británico comenzó a sospechar hace un mes de la repentina devoción colectiva de los famosos por la barrita de chocolate Snickers. En poco tiempo, muchas caras conocidas en la isla, como el boxeador Amir Khan, la cantante de Factor X Cher Lloyd, o el comentador de cricket Ian Botham colgaron en sus Twitter fotos mordiendo uno de estos dulces y otras más descaradas, sosteniendo el chocolate con una mano y apuntando la marca con la otra.

La sospecha aumentó cuando el jugador del Manchester United, Rio Ferdinand, y la actriz Katy Price tuitearon exactamente la misma frase debajo de una de esas fotos: "No eres tú mismo cuando estás hambriento". Por eso, este organismo anunció la semana pasada que ha comenzado una investigación para dilucidar si la campaña rompe la ley de protección del consumidor.

 

Tanto la marca de chocolate como los famosos podrían ser perseguidos por la ley si se demuestra que están orquestando un anuncio en la red sin avisar a la audiencia. Aunque sin duda es una batalla legal que les merece la pena luchar. La popularidad de los famosos y su enorme poder de convocatoria en las redes sociales puede llegarse a convertir en una gallina de los huevos de oro para publicistas de todo el mundo. El caso de Snickers es muy evidente si se compara el número de seguidores de la marca con el de los famosos que, presuntamente, han reclutado para su campaña. Katy Price tiene 1,5 millones de seguidores en Twitter. Rio Ferdinand, aún más: 1,9 millones, mientras que Snickers solo podría llegar a una audiencia 825 personas si se limitara a publicitar su chocolate en su propio perfil.

 

 

Pero no solo las autoridades se han molestado por la repentina aparición de publicidad en la red social. Algunos seguidores ya han detectado esta trampa poco sutil y han manifestado su malestar. Apenas Rio Ferdinand subió a su Twitter una foto en que rompe en envoltorio del chocolate con la boca, uno de sus fans le reprendió: "No estoy aquí para ver anuncios".

Comentarios

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.