Formulario de búsqueda


Los Becarios reivindican su figura en las agencias de publicidad

Compartir en:

Los Becarios reivindican su figura en las agencias de publicidad

  • Dicen que al sector publicitario le sobran egos
  • Denuncian contratos precarios, jornadas de trabajo interminables y la promesa de un futuro brillante

Esta información ha sido incluida en el Informativo de Reason Why.

La situación de los becarios en las agencias de publicidad es una de las problemáticas más acuciantes del sector y, como apunta el vídeo sobre estas líneas, debería ser una prioridad para los creativos, por encima de cualquier libro.

Y es que en las últimas semanas los publicistas que dirigen las agencias más importantes de España han apoyado y compartido el crowdfunding de un libro de fotografía que recoge sus mejores poses y un pedacito de historia de la publicidad española.

El proyecto finalmente ha conseguido su objetivo de financiación, por lo que verá la luz en pocas semanas bajo el título de “Creativos”. Pero hay un colectivo que no aparece reflejado en este libro: los becarios.

La campaña recibe el título de “La cara B de la Publicidad”

Por eso se han unido en la campaña “La cara B de la publicidad” (B de Becarios), para criticar el “baño de masas de un sector que anda sobrado de egos” y reivindicar su figura en las agencias de publicidad.

Simulando el crowdfunding del proyecto original, los becarios aseguran que “esto no es un libro, es la realidad a la que cada día se enfrentan miles de becarios en el mundo de la publicidad. Una realidad conocida y consentida por los creativos que ahora dan la cara…”.

Una realidad que, según denuncian, se basa en contratos precarios, jornadas de trabajo interminables y la promesa de un futuro brillante a cambio de un salario “ridículo en el mejor de los casos y nulo en el peor”.

 

                                             

 

Con esta campaña, los becarios de las agencias de publicidad dicen estar dispuestos a “partirse la cara” para dignificar su trabajo y exigir las condiciones y el trato que se merecen. Un golpe sobre la mesa que deja ahora la pelota sobre el tejado de los creativos.