Formulario de búsqueda

Pernod Ricard se adapta a los cambios en el consumo con una categoría low-alcohol

  • Beefeater Light y Ballantine's Light se presentan como una alternativa a las bebidas alcohólicas tradicionales
  • La compañía trata de dar respuesta al nuevo estilo de vida de sus clientes, orientados a un consumo moderado y diurno

Más saludable. Más sostenible. Más diurno. Esos son los tres rasgos fundamentales que definen la actual forma de consumir espirituosos. Los profundos cambios sociales experimentados durante los últimos años y acelerados a raíz de la transformación de hábitos generada por el coronavirus, ha dejado huella en la industria de las bebidas.

Todo ello obliga a las marcas a adaptarse, innovando en el desarrollo de nuevos productos que se adapten a las nuevas necesidades y exigencias de los consumidores. Pernod Ricard España ha tratado de posicionarse como pionera a este respecto lanzando una ambiciosa propuesta que abre un territorio a explorar para las compañías del sector: la creación de la categoría low- alcohol y el lanzamiento de dos nuevas referencias, Beefeater Light y Ballantine's Light.

El objetivo es dar respuesta a la creciente demanda de los clientes, que solicitan alternativas con menor graduación apto para un disfrute ligado al día y no tanto a la noche, como venía siendo habitual hasta el momento. Tal y como han señalado desde la compañía durante la presentación de los dos nuevos productos, actualmente el 27% de las ocasiones de consumo son lo que se denomina “copa tranquila”, en referencia a un consumo diurno y más controlado. Una cifra que contrasta con el 18% registrado en 2016 y que demuestra cómo el consumo en contextos relajados ha ganado el espacio que deja la copa en momentos de alta energía normalmente consumida de noche, que cae 18 puntos (Estudio PRIME interno a Julio 2020, CDM).

Nuevos productos para un nuevo consumo

No obstante, las restricciones y medidas de seguridad impuestas para reducir los contagios por coronavirus no son las únicas razones de la aceleración de esta tendencia, si bien es cierto que el cierre de la hostelería ha trasladado los consumos de la noche al día y del bar a casa. Actualmente, aproximadamente el 56% de las ventas de espirituosos se producen en el canal alimentación, en comparación al 42% del año pasado, según datos de Nielsen.

 

En los últimos años se ha producido un incremento en torno a la preocupación por la salud y el bienestar, con un mayor predominio de la práctica de ejercicio y la conciencia por dietas healthy. Del mismo modo, también hay una mayor predilección por los productos ecológicos, orgánicos, respetuosos con el medio ambiente y el comercio local.

En este sentido, el lanzamiento de Beefeater Light y Ballantine's Light supone una clara apuesta por responder a nuevas necesidades de consumo con innovación. “Todo esto abre nuevas oportunidades de negocio para las marcas del sector. Creemos que a medio plazo 1 de cada 6 copas pueden ser low-alcohol, lo que supondría 15% del mercado en menos de 5 años”, ha señalado Antonio Lillo, Director Comercial y de Asuntos Públicos de Pernod Ricard España. “No hay mejor forma de demostrar esperanza y positividad que abriendo nuevas líneas de negocio”.

...

Bajo el lema “Todo el sabor. Mitad de alcohol”, la compañía espera que los nuevos productos se conviertan en una sólida alternativa para todo tipo de públicos, ya que cuentan con una graduación de 20 grados, en comparación con los 40 de los espirituosos tradicionales, y un cuidadoso proceso de elaboración que asegura el mantenimiento del sabor original y las cualidades sensoriales de las recetas originales. “Solo dos marcas como Beefeater y Ballantine’s podían liderar la creación de esta nueva categoría, donde el primer gran reto supone mantener el espíritu de las marcas, tanto en términos de sabor como en la propia personalidad de las mismas”, ha comentado Christian Seel, Director de Marketing de Pernod Ricard España.

Optimismo tras un año duro para el sector

La distribución de Beefeater Light y Ballantine’s Light comenzará en el mes de febrero y su precio será de 13,55€ para la ginebra londinense y de 12,45€ para el whisky escocés. Aunque no se han concretado los detalles de la estrategia de marketing y comunicación para estos productos, desde la marca apuntan que el primer objetivo es dar a conocer la nueva categoría. “Vamos a dedicar nuestros esfuerzos a generar conocimiento sobre esta opción light. Esperamos tener el apoyo de clientes y confiamos en la pronta apertura de la hostelería”, ha apuntado Antonio Lillo.

En la compañía son conscientes de que la dificultad de crear una marca primero en el entorno de la alimentación y luego abrirse hueco en la hostelería, puesto que el proceso comercial suele producirse a la inversa en circunstancias normales. Pero en Pernod Ricard se muestran optimistas ante el crecimiento de las marcas premium (+8%) y súper premium (+13%) en la cesta de la compra de los hogares españoles.

A pesar de haber sufrido las duras consecuencias de la pandemia en su principal canal de venta, la hostelería, la compañía se enorgullece de haber mantenido su liderazgo en el mercado, registrando una cuota de mercado del 19,5% y crecimiento de 0,7 puntos en la parte de alimentación. Durante este año, Pernod Ricard ha reforzado su portafolio de productos con la incorporación de la división de vino o la adquisición del vermut St. Petroni. “La apuesta por la innovación, más aún en momentos de incertidumbre, es nuestra forma de aportar valor a nuestros clientes”, ha asegurado Guillaume Girard-Reydet, Director General de Pernod Ricard Iberia.