Formulario de búsqueda

Los trabajadores de la competencia responden al llamamiento de KFC para probar “La Infame”

  • Empleados de compañías rivales han acudido ataviados con su uniforme a recoger gratis la nueva hamburguesa
  • La acción ha despertado el ingenio de los usuarios, algunos de los cuales han acudido disfrazados
...

Por la puerta de atrás y con los uniformes de sus compañías empleadoras. Así han acudido los trabajadores de restaurantes como McDonald’s, Burger King, Telepizza o Domino’s Pizza a los establecimientos de KFC para probar “La Infame”, el nuevo producto del menú de la firma del Coronel Sanders.

Hace unos días la marca lanzaba “Backdoors”, una polémica campaña con la que KFC invitaba a los empleados de la competencia a probar la nueva hamburguesa. La creatividad, ideada por la agencia PS21, convocaba a los trabajadores a presentarse con sus indumentarias corporativas el 27 de febrero en los restaurantes para disfrutar del pollo frito sin ser vistos por sus jefes.

Aunque la compañía aseguraba que solo pretendían “hacer pasar un buen rato a todos, incluidos nuestros amigos de la competencia”, la iniciativa no ha quedado exenta de controversia. Marcas rivales en el terreno de la comida rápida, como Telepizza o Domino's Pizza, e incluso algunas que no son competidoras directas, como InfoJobs, respondieron a la acción invitando a ir de frente, no ser “malrolleros” y a elegir sin ser juzgados.

Durante el fin de semana, la marca ha tratado de captar la atención de los trabajadores de las compañías competidoras a través de distintas acciones. El llamamiento ha incluido gráficas y carteles en las calles o reparto de folletos publicitarios e, incluso, pedidos especiales. “Si alguno recibe un pedido con nuestro mensajito especial, que nos pase foto o captura y le damos 2 Infames por los loles. A ver si hay suerte”, comentaba KFC en su Twitter oficial.

Hemos pedido este Big King solo para decirlo que, por trabajar en la competencia, tenían una Infame gratis en FKC”, podía leerse en este mensaje escrito en el apartado de observaciones de un pedido a Burger King. En el ticket de otro encargo realizado a Domino’s Pizza podía leerse: “Solo pedimos para decirte que tienes una Infame gratis en KFC”.

Más allá de los debates en torno a la campaña, la acción de KFC ha encontrado una respuesta entre su público objetivo. En los pocos días transcurridos desde el lanzamiento de la campaña, KFC ha logrado cerca de 2 millones de visualizaciones de los vídeos promocionales y numerosas interacciones en sus redes sociales. Los usuarios han acogido con entusiasmo la acción como prueba el sentiment positivo del 99%. Más de 30.000 personas llamaron al teléfono gratuito habilitado por la marca, demostrando que todavía hoy se pueden recuperar formas tradicionales, pero actuales, de conectar con el público.

La creatividad de los usuarios y la respuesta de los empleados

La acción ha alcanzado una notable repercusión en redes sociales, despertando también la creatividad de los usuarios. Algunos consumidores interesados en la oferta de KFC se han sumado a la conversación social desde un punto de vista cómico y gamberro, creando sus propios disfraces con la intención de ser considerados trabajadores de la competencia y recibir un producto gratuito.

Algunas propuestas han gustado tanto a la marca y a los seguidores de la misma, que han conseguido la aprobación de la compañía. “Venga te la has ganado. Nos vemos mañana”, le respondía KFC a este ingenioso usuario que había customizado su vestimenta para hacerse pasar por un empleado de McDonald’s.

Horas antes del desarrollo de la acción, algunos empleados de las cadenas rivales hacían ver su entusiasmo en redes sociales y compartían sus uniformes dando a entender que acudirían a recoger su hamburguesa a uno de los restaurantes que KFC habilitó en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Sevilla y otras grandes ciudades de nuestra geografía.

Tal y como comunicó la marca, el domingo 27 de febrero, los trabajadores de otras firmas acudieron al llamamiento y, cumpliendo con lo prometido, KFC ha mantenido en el anonimato la identidad de los trabajadores a la hora de difundirlo en redes sociales.

Otros han compartido sus testimonios orgullosos y sin miedo a las posibles represalias por parte de sus empleadores. Estas trabajadoras de 100 Montaditos posaban junto a la empleada del KFC que les entregaba la hamburguesa.

 

"Backdoors" ha sido recibida con mensajes de agradecimiento por parte de los empleados de la competencia por poder llevarse el producto de forma gratuita y con comentarios de sorpresa ante el hecho de que la marca cumpliera con aquello que había dicho que iba hacer. "Estamos contentos porque al principio la gente no tenía muy claro si iba a pasar o no. Estaban incrédulos", nos ha asegurado Yerai Gómez, Director Creativo de PS21 para KFC España. "Pero a medida que fue llegando la gente y lo fueron compartiendo, sumado a que íbamos retransmitiendo en directo lo que iba pasando en las once ciudades en las que estuvimos, la gente se terminó de dar cuenta que lo que estaba pasando era real. La sensación ha sido muy positiva".

Hacia una competitividad sana

No obstante, la iniciativa ha despertado las dudas de los usuarios de Twitter, que han cuestionado la veracidad de las imágenes compartidas en la cuenta oficial de KFC. Sin embargo, tanto los seguidores de la marca, como algunos de los trabajadores de la competencia que han respondido al llamamiento, han aportado pruebas gráficas de que se trataba de una acción real y no un montaje.

"Backdoors" ha generado debate en las redes sociales, pero ha sido aplaudida por su audacia e inteligencia. "Es una campaña de marketing genial para KFC, que la gente vea que hasta los de Mc en vez de comer en sus restaurantes se van a la competencia. Les sale MUY a cuenta regalar hamburguesas", opinaba un usuario. Otros han valorado positivamente su inspiradora voluntad de crear una rivalidad sana entre las cadenas de comida rápida.

Con todo, desde la agencia no entienden la acción como polémica. "Considerar esta acción como polémica sería darle demasiada importancia a la publicidad. Polémica son otras cosas con implicaciones mucho más importantes en la vida de la gente". Tal y como nos explica Yerai Gómez, "Backdoors" es solamente una campaña para comunicar un producto, que lejos de ir contra la competencia casi va a favor en tanto en cuanto que ha invitado a comer a los empleados.

"Nunca nos hemos posicionado en contra de nuestros colegas de los competidores, ni hemos dicho que seamos mejores que ellos, ni que sean peores que nosotros. Hemos intentado elevar a nuestros colegas todas las veces que nos hemos referido a ellos", subraya el Director Creativo de PS21 para KFC España. Según apunta, el fin último no ha sido "tirar hate" contra otras marcas, sino hacer algo divertido de un test de producto, un proceso que normalmente es algo aburrido. "No esperamos represalias y si llegara alguna contestación no nos lo tomaríamos como un enfrentamiento. No pretendemos iniciar una guerra, ni vamos a ser partícipes de una guerra que empiece".