Formulario de búsqueda

Apple no cambiará los cargadores del iPhone pese a las advertencias de Bruselas

Compartir en:

Apple no cambiará los cargadores del iPhone pese a las advertencias de Bruselas

  • La tecnológica asegura que hacerlo es “un freno a la innovación” y tendría elevados costes medioambientales
  • Apple contradice así el compromiso voluntario que firmó para armonizar los cargadores de los smartphones

Apple se niega a cambiar los cargadores del iPhone y buena parte de los iPads por el estándar USB-C para que adaptarse a la normativa que pretende impulsar la Unión Europea (UE).

La UE lleva más de una década detrás de la idea de unificar cargadores

Una normativa cuyo objetivo es que exista un cargador único o universal para todos los smartphones. Según la compañía que ahora dirige Tim Cook, hacerlo sería un “freno a la innovación”.

Apple ha contestado así a la UE en un comunicado después de que, en los últimos días, los miembros del Parlamento Europeo instaran a la Comisión Europea a obligar a los gigantes tecnológicos a la adopción de un cargador único.

En concreto, la compañía argumenta que “la regulación que obliga al uso del mismo tipo de conector en todos los teléfonos inteligentes sofoca la innovación en lugar de alentarla”. Añade además que “dañaría a los consumidores en Europa y la economía en general” en referencia al volumen de basura electrónica que se generaría si todos los consumidores con cables lightning tienen que deshacerse de ellos.

Europa lleva detrás de la idea de unificar los cargadores más de una década. En 2009, algunas compañías tecnológicas entre las que se incluye Apple, firmaron un memorando de entendimiento voluntario para armonizar los cargadores de los nuevos modelos de teléfonos inteligentes que entrasen en el mercado en 2011. Sin embargo, 9 años después, no ha habido avances al respecto.

Apple sería el principal perjudicado de esta exigencia teniendo en cuenta que los iPhone funcionan con su propio cable de carga, el llamado Lightning. “Esperamos que la Comisión continúe buscando una solución que no restrinja la capacidad de la industria para innovar y brindar nuevas y emocionantes tecnologías a los clientes”, afirma la tecnológica.

Además, para reforzar su postura, Apple ha elaborado un estudio junto a Copenhagen Economics en el que estima que el cambio obligatorio a un cargador común costaría al menos 1.500 millones de euros, además de unos 13 millones de euros derivados de problemas ambientales.