Formulario de búsqueda

“¿Qué mundo nos vamos a encontrar? Piensa qué mundo quieres crear” [Mario Alonso Puig]

Compartir en:

“¿Qué mundo nos vamos a encontrar? Piensa qué mundo quieres crear” [Mario Alonso Puig]

  • El médico y conferenciante invita a adoptar una mentalidad positiva y proactiva para encarar los nuevos desafíos
  • Desde la óptica científica, defiende la capacidad de las personas para influir en el medio exterior

Hace 16 años Mario Alonso Puig decidió dejar de lado la Medicina Quirúrgica, a la que había dedicado 26 años de su vida, y dar un cambio para centrarse la investigación sobre la gestión del estrés, la autoayuda y la capacidad de reinvención personal.

Desde entonces ha compartido sus conocimientos en Universidades, a través de sus libros y mediante charlas por todo el mundo. Ahora, con una sociedad en cuarentena por la amenaza del coronavirus, el doctor ha querido explicar el poder y la capacidad de la imaginación para crear un nueva realidad. Y lo ha hecho mediante una conferencia dentro del marco de Thinking Heads Virtual Summit con el media partner de Reason Why.

“Mi experiencia como cirujano me ha dado la oportunidad de estar con muchas personas en momentos tremendamente complejos”, reconoce Mario Alonso, “donde parece que el mundo se derrumba. Y donde hay que encontrar esa fuerza para salir adelante”. Sin duda esta situación es una de ellas, solo que con una incidencia global.

A veces me preguntan cómo será el mundo que nos vamos a encontrar. Y a mí me gusta cambiarla a cuál es el mundo que queremos crear.- Mario Alonso Puig

El autor de “Madera de líder" asegura que “la imaginación es una facultad que nos ayuda a crear realidad en el plano físico”. No hay nada más que escuchar una historia o la crítica de alguien para que nuestro cerebro moldee a su gusto los hechos. “Lo que la gente nos cuenta nos entra por el oído y acaba afectándonos a la vista”. Y es que “las ideas tienen la capacidad de afectar profundamente a nuestra percepción”.

Las ideas de Descartes y Newton han mermado la confianza del ser humano en sus capacidades

En este sentido, Puig señala los postulados de René Descartes e Isaac Newton como un punto crucial en la historia de la humanidad que ha condicionado el pensamiento durante siglos, hasta llegar a nuestros días: “Nos hicieron ver que el mundo interno y externo estaban radicalmente separados”, lo que tiene un efecto determinante en el actual contexto de confinamiento y crisis económica.

Son teorías limitadas y que limitan: “Si pienso en un mundo interior y exterior separados, entonces tengo la sensación de que lo exterior a mí esta fuera de mi alcance”. Por ejemplo “si hace frío me puedo poner abrigos pero no puedo hacer nada por cambiar el frío”.

Sin embargo, la irrupción de científicos como Albert Einstein y David Bohm ayudó a romper con este condicionante psicológico. Ambos defendieron desde la ciencia que el mundo interior y el exterior no están separados. “Lo que sucede en mi interior tiene su reflejo en el exterior: puedo cambiar la temperatura”, explica el ponente de Thinking Heads. “Estas teorías generaron un shock en su época”, recalca Puig, pero también asientan una perspectiva donde el ser humano es consciente de su capacidad para influir en el medio exterior. “Cuando alguien espera que se le valore o se le trate bien, es más fácil que ocurra”. Es decir, “el observador influye sobre lo observado”. De esta forma entran en juego actitudes como la ilusión, la confianza o la fe en que las cosas salgan como uno quiere.

Construir el mundo que queremos encontrar

Genios como Ramón y Cajal u Ortega y Gasset defendieron que el ser humano no nace determinado, sino que “es el escultor de su propio cerebro”. De hecho, el médico y científico español ya hablaba en su obra “Los tónicos de la voluntad” del compromiso, la fe y las ilusiones como aspectos influyentes en el organismo de las personas, “intuyendo lo que la neurociencia ha demostrado ya: que el ser humano, si tiene ilusión y está convencido, puede reinventarse y cambiar circuitos en su propio cerebro”, explica Mario Alonso Puig.
De la misma forma, una mentalidad victimista puede tener sus efectos negativos, “hasta pueden morir neuronas”, señala el médico y conferenciante.

El ser humano, si tiene ilusión y entusiasmo en su forma de pensar, puede reinventarse.- Mario Alonso Puig

Desde este marco teórico y científico, Mario Alonso señala cuatro puntos a poner en valor en el momento actual:

  • Tener una mejor perspectiva, percepción y realidad
  • Salir de la zona de confort: "Sabemos lo que perdemos, pero no sabemos lo que podemos ganar"
  • La relación con la incertidumbre: alejarnos de la adicción a lo familiar y los pensamientos limitantes
  • Querer, imaginar y crear

“Lo primero que uno se tiene que plantear es desde dónde está mirando la realidad”; tener perspectiva. Algo que, advierte el experto en gestión del estrés, no es fácil: “Pensamos que la realidad es lo que vemos, pero miramos la realidad desde un punto en concreto”.

Debemos ser conscientes de si estamos poniendo el foco en los problemas o en las oportunidades porque “la realidad es mucho más amplia de lo que imaginamos. Las personas que se focalicen en los problemas, solo verán problemas”, señala Mario Alonso.

La percepción tampoco es una simple lectura de lo que ocurre fuera. “Uno no ve con los ojos, sino a través de los ojos. La neurología ha demostrado que la información visual se une con la información subjetiva y lo que veo es una nueva realidad”. El Doctor Puig señala así la importancia de tener esto presente a la hora de analizar la realidad.

Ser conscientes de nuestro condicionamiento nos ayuda a mejorar la perspectiva de la realidad

La pandemia ha obligado a las personas a salir de su zona de confort: “Si seguimos aferrados nuestro estatus, a nuestra pertenencia, no seremos capaces de explorar, de crecer, de evolucionar ni de contribuir”, señala el médico y cirujano español. “Tenemos que abrirnos a este nuevo mundo con ilusión y estando convencidos de que hay mucho más que oscuridad y situaciones complejas”.

Aquí entran en escena Einstein y Bohm con sus teorías implicativas, que permiten a la persona incidir en su entorno a través de su mentalidad. “Cuanta más ilusión y confianza tengamos, más oportunidades vamos a tener, porque el mundo interior y exterior no están separados. Si vamos a un mundo nuevo tensos, resistiéndonos, pensando que estamos en peligro, se libera cortisol en la sangre que no nos favorece de esta forma. También se bloquean las buenas decisiones en el cerebro, la capacidad de ser creativos”. De ahí la importancia de pensar en positivo y no quedarse mirando al suelo: “Es la persona la que decide que lo mejor está por llegar”.

Controlar la situación

De esta forma también se combate la tendencia al aislamiento, la depresión o la ansiedad que amenazan a las personas durante el confinamiento. “Un componente exterior innegable”, reconoce Puig, “si has tenido que despedir a gente o tu empresa va mal”. Sin embargo, el médico e investigador subraya que todo estará determinado por cómo enfoquemos la situación.

Usemos el poder de nuestra imaginación para que podamos crear aquello que queremos.- Mario Alonso Puig

En este sentido, es crucial “confiar en nuestra capacidad de imaginar y creer. La oportunidad viene envuelta en una persona sencilla que, sin embargo, decide mantener su ilusión, su foco, poner en juego su imaginación y crear lo que realmente se puede crear”.

Mario Alonso Puig recuerda que ha estado en momentos complicados, que ha visto situaciones difíciles de creer pero que si algo ha sacado en clave a lo largo de tantos años en el mundo de la Medicina y la Psicología, es que el ser humano tiene la capacidad de querer, imaginar y crear.

Así que, “no vayamos amedrentados”.