Formulario de búsqueda

Donald Trump llama al boicot de compañías como Coca-Cola, Delta Airlines o Citigroup

  • Las marcas se han mostrado contrarias a la nueva legislación electoral de los republicanos en el estado de Georgia
  • Republicanos y conservadores buscan que los consumidores se alejen de los productos y servicios de estas empresas

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha pedido durante este fin de semana el boicot a la Liga Mayor de Béisbol (MLB) y a compañías como Coca-Cola, Cisco, UPS, Delta Airlines, JPMorgan Chase, ViacomCBS, Merck o Citigroup, siguiendo el ejemplo, según ha señalado, de los "demócratas radicales de la izquierda" que ponen en marcha este tipo de movimientos contra quienes les ofenden.

En un comunicado de Save America, un grupo recaudador de fondos para su campaña, Trump ha comentado que los republicanos y conservadores pueden llevar a cabo el mismo “juego sucio" que a su juicio hacen los demócratas con determinadas empresas, subrayando además que son "muchos más”. “Es hora de que plantemos cara. No apoyéis sus productos hasta que recapaciten. No nos rindamos. La izquierda radical destruirá nuestro país si les dejamos. No nos convertiremos en una nación socialista. ¡Feliz Pascua!”.

La razón de todo ello se encuentra en la decisión de la MLB de retirar la celebración del partido All-Star Game de la ciudad de Atlanta como respuesta al nuevo proyecto de ley electoral del estado de Georgia. Entre las medidas que propone el documento, sería necesaria la identificación con fotografía para solicitar el voto en remoto o ausente, se prohíbe proporcionar alimentos y agua a los votantes que hacen fila para acudir a las urnas y se restringe el uso de unidades de votación móviles. Quienes critican la propuesta legislativa republicana consideran que esta afectará de forma directa a los votantes afroamericanos, quienes fueron parte esencial en la victoria de Joe Biden el pasado mes de noviembre.

He decidido que la mejor manera de demostrar nuestros valores como deporte es reubicar el All-Star Game y el Draft de la MLB de este año”, señaló Robert D. Manfred, Jr, Comisionado de la MLB, en un comunicado. “Major League Baseball apoya fundamentalmente los derechos de voto de todos los estadounidenses y se opone a las restricciones a las urnas. Con orgullo usamos nuestra plataforma para alentar a los fans del béisbol y las comunidades de todo nuestro país a cumplir con su deber cívico y participar activamente en el proceso de votación. El acceso justo a la votación sigue contando con el apoyo inquebrantable de nuestro juego”.

Las compañías se muestran contrarias a la nueva legislación

Como muestra de apoyo, docenas de empresas se han sumado a la postura de la MLB y a las críticas establecidas desde grupos y asociaciones activistas en los últimos días. Entre ellas, las citadas en el llamamiento al boicot realizado por Trump. Después de que algunos críticos tildaran su respuesta inicial de tibia, el CEO de Delta Airlines emitió un comunicado público a los empleados enfatizando la importancia de los derechos al voto, diciendo que la ley "es inaceptable y no coincide con los valores de Delta”.

Además señalaba que “el derecho al voto es sagrado. Es fundamental para nuestra democracia y esos derechos no solo deben protegerse, sino que también deben facilitarse de manera segura”, sostiene Ed Bastian. “Es evidente que el proyecto de ley incluye disposiciones que harán que sea más difícil para muchos votantes subrepresentados, en particular votantes negros, ejercer su derecho constitucional a elegir a sus representantes. Eso está mal”.

Legisladores republicanos han tratado de revocar una exención de impuestos sobre el combustible para aviones

La respuesta por parte de los republicanos no ha tardado en hacerse efectiva. Además de criticar el timing de la respuesta de Delta alegando que se ha llevado únicamente bajo la presión pública, trataron de poner en marcha, sin éxito, un proyecto de ley que buscaba revocar una exención de impuestos sobre el combustible para aviones que probablemente le costaría a la línea aérea millones de dólares.

Por su parte, el CEO de Coca-Cola, James Quincey, ha calificado la nueva ley como “un paso atrás” y recalcado su posición contraria. “Queremos ser claros y declarar sin ambigüedades que estamos decepcionados con el resultado de la legislación electoral de Georgia”, ha destacado en un comunicado oficial del 4 de abril. “Nuestro enfoque siempre ha sido trabajar con las partes interesadas para abogar por un cambio positivo, y continuaremos interactuando con legisladores, grupos de defensa, líderes empresariales y otros para garantizar que todos los votantes elegibles en nuestro estado de origen tengan acceso amplio a la votación”.

De nuevo, el contraataque por parte de los republicanos se ha materializado en forma de boicot a los productos de la compañía. Un grupo de legisladores envió una carta a una carta a Kevin Perry, presidente de la Asociación de Bebidas de Georgia, exigiendo que los productos la marca sean retirados de su oficina después de que Quincey criticara la nueva ley de votación.

Asimismo, ciudadanos conservadores y partidarios de MAGA (Make America Great Again) han colmado las redes de llamamientos al boicot a la compañía de refrescos, bajo hashtags como #BoycottCocaColaCo o #WokeACola. Ante la decisión de la multinacional de posicionarse en contra de la nueva legislación, muchos consumidores, incluidos cargos públicos, aseguran que a partir de ahora solo comprarán productos de Pepsi.

Del mismo modo, altos directivos de Citigroup se han mostrado “consternados” por la aprobación de la nueva ley y han realizado declaraciones en LinkedIn al respecto. “El derecho al voto es la base de la democracia estadounidense. Citi no solo apoya este derecho fundamental, sino que también ha tomado medidas para alentar a nuestros compañeros a votar, como proporcionar tiempo libre pagado para las elecciones de 2020”, escribió Edward Skyler, Head of Global Public Affairs. "Nos oponemos enérgicamente a los esfuerzos por socavar la capacidad de los estadounidenses de hacer uso de este derecho fundamental".

Una llamada a la acción

Junto a Delta Airlines, Coca-Cola y Citigroup, ejecutivos de muchas otras grandes empresas, incluidas Apple, Microsoft, Google, y equipos deportivos, incluidos Atlanta Hawks y Atlanta Falcons, han hablado sobre la importancia de los derechos de voto en el contexto de la nueva ley de Georgia. No obstante, los opositores a la nueva ley argumentan que estas compañías deben hacer mucho más, como desinvertir en el apoyo de los legisladores que respaldaron la propuesta, instándoles públicamente a derogarla. Además, consideran que deben condenar públicamente leyes similares en otros estados, adoptar políticas que faciliten el voto para sus propios empleados o utilizar su influencia política para impulsar la legislación federal sobre el derecho al voto.

A pesar de que la decisión de MLB de mover el juego podría costarle a la economía de Atlanta alrededor de 100 millones de dólares en ingresos perdidos, numerosos líderes empresariales negros, entre los que se encuentran Kenneth Chenault, ex director ejecutivo de American Express, y Kenneth Frazier, director ejecutivo de Merck, colocaron un anuncio de página completa en la edición impresa del New York Times condenando la propuesta. "Como líderes empresariales negros, no podemos sentarnos en silencio frente a esta amenaza creciente a los valores democráticos de nuestra nación y permitir que el derecho fundamental de los estadounidenses, de emitir sus votos independientemente de quien elijan, sea pisoteado una vez más", decía la carta titulada “Memo to Corporate America: The Fierce Urgency Is Now”.

Contrarios a la postura de Trump, Joe Biden han calificado la normativa como “una atrocidad” y Barack Obama ha defendido la postura de la MLB. En su primera conferencia de prensa en la Casa Blanca el actual Presidente de Estados Unidos aseguró que haría todo en su poder para detener los intentos por restringir los derechos a voto y describió los esfuerzos republicanos como antiamericanos.