Formulario de búsqueda

La campaña para que hablar y disfrutar del sexo en la vejez dejen de ser tabú

  • “Let’s Talk the Joy of Later Life Sex”, ideada por Ogilvy, busca acabar con el silencio social que hay sobre estos temas
  • Retrata y cuenta las historias de personas maduras desde diferentes puntos de vista sexuales, personales y formales

“Let’s Talk the Joy of Later Life Sex” es el título de la campaña lanzada por Relate e ideada por Ogilvy que busca poner el foco en las relaciones sexuales de la vejez, un tabú escondido por los medios y la Publicidad que, sin embargo, ha emergido como un tema muy presente en otros proyectos como “Injubilables”, de Oriol Villar para Pikolin.

Los dos trabajos creativos dan voz a un tema recurrentemente olvidado y que es reivindicado en ambas campañas como un alegato a la vida plena, sea cual sea la edad de las personas.
Para esta campaña Relate, que se autodefine como “el mayor proveedor de apoyo a las relaciones del Reino Unido”, se ha asociado con el fotógrafo Rankin, que ha capturado varias escenas que cuentan historias de sexo en los últimos años de vida.

Son personas maduras de diferente orientación sexual, retratadas en situaciones íntimas

Los protagonistas de “Let’s Talk the Joy of Later Life Sex” son personas maduras de diferente orientación sexual que han sido retratadas en situaciones íntimas para una campaña que ya es una realidad en Reino Unido, donde ha sido lanzada con una clara misión: abordar el estigma del sexo en la tercera edad, tal y como ha hecho “Injubilables” de Pikolin, ideada por Oriol Villar a través de varias piezas que refuerzan el lema de la marca: “Haz algo que te quite el sueño”.

Y tanto en la campaña británica como en la española, la propuesta viene acompañada de datos que evidencian que el sexo en la vejez es un tabú. Según los que recoge Relate en su comunicado, el 67% de los mayores de 65 consideran la sexualidad un tema difícil de tratar. De ellos, el 43% rara vez hablan de esta cuestión íntima y el 24% mantienen completo silencio sobre la misma. En un contexto de opinión que afecta a todos los británicos, solo un 20% consideran que está bien hablar del sexo e intimidad entre las personas mayores y apenas un 10% de los encuestados senior consideran que la sociedad se siente cómoda abordando estas cuestiones.

Frente a estas opiniones, Ogilvy ha diseñado creatividades en las que pueden leerse lemas como "Esta es la segunda revolución sexual, como la primera, pero con algunas partes más tambaleantes", "Nunca eres demasiado mayor para tener juguetes" o "Las cosas duran más cuanto más mayor te haces".

_alt_

Y también contra la autocensura, “Let’s Talk the Joy of Later Life Sex” presenta varios anuncios que cuentan historias diferentes. Es el caso de Billie y Cora, que aparecen abrazados en la cama y opinan que “el sexo no tiene nada que ver con la edad. Tenemos que hacerlo más natural” y que cada uno es tan mayor como quiera sentirse.

En otra de las piezas, Margaret habla de cómo fue la vida sexual con su esposo, que define como “intensa” y que fue mejorando con el paso de los años. “Haces cosas que probablemente no hacías cuando tenías hijos más pequeños y tenías miedo a que alguien entrara en tu dormitorio”. Margaret es viuda, pero aún mantiene un recuerdo muy presente de su marido, “quien si estuviera aquí vendría para tocarme. Él siempre me daba un beso, independientemente de la situación”.

Mark y Andrew son los protagonistas de la tercera historia que cuenta “Let’s Talk the Joy of Later Life Sex”. “Está bien liberarse, sobre todo cuando llevas tiempo sin tener relaciones sexuales y tienes apetito. Te sientes de nuevo como un adolescente”, señalan, denunciando a su vez la doble invisibilidad que sufren las parejas mayores LGBT.

Por su parte, Lynne y George protagonizan una de las instantáneas más fogosas tomadas por Rankin, en la que él le besa el cuello a ella. “Intimar en una relación es clave. Es el reflejo de que sigue habiendo amor”, comenta Lynne, a lo que George responde con una descripción de su vida sentimental: “No pasa un minuto o un segundo en el que no vivamos plenamente nuestra intimidad”.
"A medida que nos hacemos mayores, uno experimenta más, porque se aburre de comer arroz y guisantes todos los días", sentencia Lynne en un alegato a la experiencia.

En la siguiente pieza, Daphne y Arthur reflexionan sobre cómo va cambiando la percepción del sexo con la edad. “Al principio es genial, pero a medida que uno envejece se disipa la pasión de la juventud. Pero queda la intimidad, algo natural y que consiste en compartir todo, no solo tu cuerpo”, comenta Daphne, para después recordar un día en el que mantuvo relaciones sexuales con Arthur, “con todas las ventanas abiertas, aunque con las cortinas corridas. Y de repente apareció nuestra hija Claire. ¿Creen que nos sentimos avergonzados? Vergüenza tuvo ella, nosotros nos reímos mucho”.

Finalmente, para Chrissie y Roger el sexo se ha ido convirtiendo en ellos “en el resultado de una gran amistad, más que el fruto del deseo o necesidad física”. Chrissie, que fue sometida a una doble mastectomía, opina que “si uno se ha sometido a una cirugía como la mía, físicamente no puede tener relaciones sexuales como tenía o puede que note cierta incomodidad. Pero siempre habrá espacio para la intimidad o el amor en la pareja”.

La multiplicidad de relatos y puntos de vista que busca la campaña “Let’s Talk the Joy of Later Life Sex” parte de su defensa explícita, recogida en la presentación del proyecto, de la “importancia del sexo y la intimidad en la vejez, donde cabe todo, desde el amor a largo plazo hasta nuevas aventuras, desde una tierna intimidad hasta experiencias atrevidas”. Y en esa visión poliédrica de una cuestión invisible, Relate busca abrir los ojos de la sociedad a través de diferentes etnias, cuerpos y sexualidades.

“Ahora más que nunca necesitamos experiencias íntimas. La grandeza del amor y el afecto sitúan a estos dos sentimientos sobre todas las cosas. Queremos romper las convenciones”, ambiciona Relate, que concluye con que “no solo cuerpos jóvenes y perfectos tienen derecho a tener relaciones sexuales y a contarlas”.