Formulario de búsqueda

“Las cosas por su nombre” cuestiona el lenguaje utilizado para hablar de prostitución

Compartir en:

“Las cosas por su nombre” cuestiona el lenguaje utilizado para hablar de prostitución

  • Pretende concienciar del problema en el Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres
  • “No son 'clientes’, son puteros” es uno de los eslóganes que podrán verse en redes sociales

Hoy, 23 de septiembre, se celebra el Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres, niñas y niños. Con motivo de esta fecha, la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP) ha lanzado la campaña “Las cosas por su nombre”, con la intención de hacer reflexionar a la sociedad sobre el lenguaje empleado al hablar de prostitución, cómplice en muchas ocasiones de una cruda realidad.

“No son ‘prostitutas’. Son mujeres prostituidas”

Bajo el lema “Las cosas por su nombre”, la asociación hace un llamamiento a la ciudadanía para recapacitar sobre la demanda de prostitución en nuestro país. “No son 'clientes’, son puteros”, “El ‘oficio más antiguo del mundo' no es un oficio, es explotación” o “No son ‘prostitutas’. Son mujeres prostituidas” son algunos de los mensajes lanzados desde APRAMP para concienciar acerca de una actividad reconocida por varios organismos internacionales como una forma de violencia intrínsecamente relacionada con la explotación sexual y la trata de personas.

...

De esta forma, la campaña confronta a la sociedad con una realidad que se enmascara en el lenguaje, ya sea consciente o inconsciente, que lejos de contribuir a la erradicación de la prostitución, perpetúa su complicidad. En este sentido, desde la asociación consideran que el vocabulario cotidiano, presente en medios de comunicación y discursos políticos, ha ayudado a legitimar ciertas ideas que invisibilizan el problema social y dificultan elevar el debate a altas instancias.

"No son 'locales de alterne'. Son lugares de explotación”, "No es ‘empoderamiento femenino’, es vulnerabilidad social y económica” y “No es ‘turismo sexual’. Es trata de personas” son otras de las frases que inundarán las redes sociales durante esta jornada internacional.

La necesidad de una ley integral

Los datos de APRAMP indican que de las 764 mujeres entrevistadas en un estudio reciente, 443 confesaron haber sido iniciadas en la explotación sexual siendo menores de edad, esto es, un 62%. Para la asociación, estás cifras ponen de manifiesto la urgente necesidad de tomar acciones tendientes a proteger a niñas y adolescentes.

Todavía se está en deuda con que la prostitución, la explotación sexual, la trata de mujeres y niñas sean reconocidas y visibilizadas como una forma de violencia contra la mujer. No podemos consentir que siga ganando la industria criminal que comercia con sus cuerpos", ha comentado la asociación en un comunicado.

A través de “Las cosas por su nombre”, APRAMP busca alzar la voz y reclamar a los poderes públicos la creación de una ley integral de prevención, asistencia y protección a las víctimas de explotación sexual.