Formulario de búsqueda

¿Qué precio estás dispuesto a pagar por sentirte seguro?

Compartir en:

¿Qué precio estás dispuesto a pagar por sentirte seguro?

  • La seguridad es un acelerador de la innovación. ¿O es más bien el miedo?
  • Somos la primera generación que está dejando en manos de la tecnología el control de nuestras vidas

_alt_Como algunos ya sabéis, en breve se celebra la nueva edición del Arena Tech&Trends, y una de las reflexiones obligadas es el rol de la seguridad en el contexto actual.

En el nombre de la seguridad (a través del ejército) se han generado muchas de las innovaciones que han cambiado nuestras vidas: internet, el GPS, las gafas de sol o el ultrasonido que ahora nos permite ver por primera vez a nuestros hijos en una ecografía. La seguridad es un acelerador de la innovación. ¿O es más bien el miedo?

Me explico. Una vez hemos cumplido con nuestras necesidades fisiológicas, lo siguiente que buscamos es sentir que el mundo es predecible y lo tenemos bajo control. Necesitamos certezas, eso nos da seguridad, la incertidumbre y el descontrol generan miedo, el enemigo de la seguridad.

Es tal el miedo que tenemos, que estamos dispuestos a dar el poder a otro

Casualmente, vivimos uno de los momentos de la historia con más incertidumbres. Todo. Absolutamente todo, es incierto. En las últimas décadas hemos visto como los principales pilares de nuestras vidas se iban cayendo. Hemos perdido la confianza en el gobierno (según el CIS la desafección con los partidos políticos está en máximos históricos), en la iglesia (el número de ateos crece y el de creyentes baja) y hasta en la familia (hay más divorcios que matrimonios). Como resultado, el miedo es el mayor negocio que existe hoy en día.

La industria del miedo es un negocio rentable. Siempre lo ha sido, pero ahora más que nunca. Empresas de seguridad privada, de inteligencia artificial o Big Data lo saben. Saben que es tal el miedo que tenemos, que estamos dispuestos a dar el poder a otro. Un otro que nos garantice esa seguridad. En muchos casos ese tercer agente es la tecnología. Y ahí reside una de las claves para entender nuestra era. Somos la primera generación que está dejando en manos de la tecnología el control de nuestras vidas. Lo hacemos con nuestro banco, con nuestras redes sociales, nuestra salud...

_alt_

A más miedo, más control.

En 2013 la revista Edge lanzó una pregunta a las mentes más brillantes del planeta; “¿Por qué debemos estar preocupados?”. Las respuestas fueron los grandes miedos del ser humano (la muerte, la falta de sentido y la locura, la soledad…). Sin ánimo de compararme con ellos, mi reflexión y la que me gustaría compartir con vosotros el próximo 26 de noviembre, es que deberíamos preocuparnos por dejar de tener miedo. Tanto control nos hace más vulnerables como especie y tener más miedo al hecho de tener miedo.

Por llegar 10 minutos antes, cedemos todos nuestros moviemientos

El peligro hace surgir emociones que nos llevan a la inmediata búsqueda de preservación. No infravaloremos el miedo, y sobre todo seamos muy conscientes del precio que pagamos cuando depositemos el control de nuestras vidas en un tercero, especialmente cuando éste es una tecnología. El precio que pagamos por dejar nuestra seguridad en manos de un algoritmo que nos dice qué leer. El precio que pagamos por llegar 10 minutos antes a cambio de ceder todos nuestros movimientos. O el precio que pagamos, a cambio de regalar nuestra intimidad y la de nuestras familias a las redes sociales.

Y tú, ¿confías en la tecnología? ¿Eres consciente del precio que pagas a cambio de dejar tu vida en manos de la tecnología? ¿Te asusta? ¿O prefieres no pensarlo? ¿Crees que la tecnología te permite sentirte más seguro?