Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología
Los grandes hitos del Product Placement en el Cine
Compartir en:

Los grandes hitos del Product Placement en el Cine

  • En 1927 aparece el primer hito del Product Placement en el cine
  • Jurassic World ha sido la última gran producción de Hollywood plagada de Product Placement
Reason Why Reason Why logo
naufrago-fedex

El Product Placement siempre ha encontrado en el cine a su mejor aliado. Y no es para menos. ¿Qué mejor lugar que la gran pantalla para “dejar ver” tu producto estrella? Pantallas más grandes, mayor atención del público y mayor calidad de imagen. Todo un repertorio de “pluses”.

Una lección que las marcas tienen bien aprendida. Porque poco importa si vendes un coche, un refresco o unas zapatillas. Todo tiene cabida en el cine: si no “cuadra” en una comedia de situación, ya lo hará en un film futurista.

Por eso Jurassic World sólo es la última entrega (por poco tiempo) de una larga lista de películas que han incluido marcas en sus escenas. A veces con más acierto, otras forzadas con calzador. ¿De verdad Chris Pratt necesitaba tomarse una Coca-Cola en ese momento? 

En cambio Converse “se coló” de un modo muy acertado, no sólo en la escena sino también en la trama de “Yo Robot” en 2004.

Una aparición a la que poco tiene que envidiar Audi. Sin esta marca, los trayectos de Will Smith no hubieran sido lo mismo…

Pero hay que remontarse hasta 1927 para ver el primer gran hito del Product Placement en el cine: Hershey’s Chocolate, que se coloca en lo más alto de nuestra lista gracias al film “Wings”, el largometraje mudo de William A. Wellman que se llevó el primer Óscar a la mejor película.

Mucho más tarde, en 1980, se encuentra el siguiente punto álgido del Product Placement en el cine. En una época en la que promocionar el tabaco “aún estaba permitido”, Marlboro se “interpone” en la trayectoria de Superman. Mientras que el villano de la segunda entrega de la saga acaba impactando contra un letrero de Coca-Cola.

Poco después, “Back to the future”, se convirtió en una experta a la hora de incluir marcas en sus películas. En la entrega de 1985 era Pepsi la elegida.

Más tarde, en 1989 y en 1990, pasó el testigo a la marca deportiva Nike.

McDonald’s fue otra de las marcas pioneras en este tipo de estrategias publicitarias. Concretamente dio su “salto a la fama en la gran pantalla” en 1988 con “Mac and Me”.

En 1989 fue Nintendo la que introdujo uno de sus productos en las salas de cine: el videojuego Rad Racer al que jugaban los protagonistas de “The Wizard”. 

Sin embargo, sólo si se echa la mirada hasta el año 1992 se ve la primera “coalición” de marcas que aparecen en armonía en una película. Pizza Hut, Pepsi, Doritos y Reebok se “cuelan” en las escenas de “Wayne’s World” con una especial (y poco discreta) soltura.

Un año después, en 1993 con “Demolition Man”, Taco Bell también se sumaba a la moda del product placement.

Del mismo modo, en 1996 llegó Subway de la mano de “Terminagolf”.

BMW y Erickson en 1997 con “Tomorrow never dies”.

Starbucks en 1998 con “You’ve got mail”.

KFC, Carlton y Mococoa en “The Truman Show” en el mismo año.

O McDonald’s repitiendo la experiencia en 1999 de la mano de “Big Daddy”.

Una vez llegados al año 2000, la parición de las marcas en el cine se multiplica. Y es que en plena era de la comunicación, los anunciantes se dan cuentan del potencial que encierra esta estrategia. 

Ese año marcas como Popeye Chicken & Biscuit o las motocicletas Triumph comenzaron sus andaduras en los films de Hollywood con producciones como “Little Nicky” y “Misión Imposible 2”.

Y es inevitable introducir a FedEx y a Wilson en la lista con sus estelares apariciones en “Naúfrago” (2000).

fedex-wilson

wilson

La sucesión siguió su curso. Y en la lista de los hitos del product placement se han conseguido introducir marcas como:

Starbucks que repite con “I am Sam” en 2001.

Dr Pepper con “Spiderman” en 2002.

Mountain Dew en “Men in black II” en 2002.

Verizon Wireless y Hugo Boss junto a Tom Hanks en “The Terminal” (2004).

Ford y Sony Erickson gracias a “Casino Royale” (2006).

Samsung en 2007 de la mano de “Ocean’s Thirteen”.

Y Red Bull en 2008 con “Yes Man”.

Así se llegó a un punto en el que en películas como “Minority Report” de 2002, “The Island” de 2005 o “Transformers” de 2007 daban cabida a cualquier marca que les llamara a la puerta. Y si eran varias a la vez, mucho mejor.

De modo que Lexus, Bvlgari, Guinness, American Express y GAP se introdujeron en la trama de la película dirigida por Spielberg. 

Mientras que la lista de “Transformes” abría la puerta a Apple, HP, Porsche, USA Today, Panasonic, Burger King, Chevrolet, Cadillac, Delorean Motor Company, Pepto Bismal y Mountain Dew.

Por no hablar del gran repertorio de marcas que introduce “The Island” (2005) entre escena y escena: Puma, Waly 118 Yacht, Speedo, Apple, Xbox, Aquafina, Budweiser, Chevy Sr, Amtrak, Reebok, Calvin Klein, MSN Search, Mack Truck, Michelob Light, Nokia, Cadillac, Ben & Jerry’s, American Express y Adidas.

En 2008, era Tivo la que se introducía en el mundo del Product Placement de la mano de “Tropic Thunder”.

Una acción que también llevarían a cabo marcas como Twinkie con “Zombieland” (2009), H&S con “Evolutions” (2011) o IHOP Restaurant con “Man of Steel” (2013).

Sin olvidar el amplio repertorio de marcas que aparecieron en “Skyfall” en 2012: Audi, CAT, Land Rover, Sony, Heineken, Magallanes, Jaguar y Aston Martin.

¿Y quién no recuerda la experiencia que creó “The Intership” en torno a Google en 2013?

El año pasado también se consiguieron meter algunas marcas en las salas de cine. Concretamente Beats, Bud Light y Goodyear en la película “Transformers 4”.

Y algo nos dice que la lista no ha hecho más que empezar. Pronto os iremos mostrando cómo las marcas están cada vez más cómodas en la gran pantalla :)

Comentarios

Los ejemplos deben ser incontables, pero echamos de menos los Mini de The Italian Job. Es difícil saber quién fue primero, si el coche o la película :-)

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.