Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología
7 formas en las que Twitter va a cambiar la música
Compartir en:

7 formas en las que Twitter va a cambiar la música

Twitter entra de lleno en el negocio de la música. A partir de ahora podría cambiar la forma en la que usamos esta red social. También cambiará la forma en la que buscamos música, si es que saben hacerlo bien...

Reason Why Reason Why logo

Música popular, músicos emergentes, canciones sugeridas... Es lo que Twitter ofrece en #music, el servicio de música que la red de microblogging acaba de lanzar en forma de aplicación para iOS. También podemos ver qué música están escuchando las personas a las que seguimos:

 

twitter music

 

Twitter y la música son un combo natural

¿Pero es que hay espacio en la industria de la música para un nuevo servicio en internet? Pandora, Spotify, Rdio, Grooveshark... Parece que el mercado está algo saturado.

Sin embargo, Twitter se defiende alegando que tiene un servicio para descubrir música muy divertido y una interfaz muy buena. 

 

Si lo pensamos, la música va de tendencias. Y Twitter es el mejor sitio para que éstas queden reflejadas. Pero analicemos de qué forma va a cambiar nuestra relación con Twitter y con la música tras la llegada de #music:

 

1. Tras el éxito de Vine... 

Parece que las intrusiones de Twitter en el mundo audiovisual dan sus frutos sin problema. La aplicación de vídeos de 6 segundos, Vine, está más que asentada entre los usuarios. Un servicio de música por parte de la red social parece que puede seguir el mismo camino: #music sabe exactamente lo que queremos buscar y nos lo da. Y lo hace de forma divertida. Más allá del mero catálogo que nos puede brindar Spotify, con Twitter la música se puede convertir en toda una experiencia social. 

 

musica en twitter

 

2. Seguimiento de artistas

#Music hace que sea extremadamente fácil seguir artistas a medida que escuchamos música. Para ellos además es un canal muy bueno para generar engagement de cara a los usuarios. Si el músico como tuitero no te convence, siempre puedes quedarte con su música y ponerte a escuchar sus canciones. 

 

3. Mejores músicos tuiteros

En línea con lo anterior, quizá gracias al servicio de música de Twitter podremos conseguir que algunos músicos se conviertan en mejores tuiteros y nos ofrezcan contenidos que merezcan la pena... y no esto:

 

justin bieber


4. Se correrá la voz

Gracias a #music vamos a poder saber con exactitud los gustos musicales que tienen los artistas a los que sigamos. Y es cuestión de lógica que los músicos que le gustan a los músicos que nos gustan, nos acaben gustando... Un lío, pero es así!

Esta es la gran ventaja que ofrece Twitter con su servicio de música: ir de artista en artista entrando en un bucle musical sin final ;)

 

musica popular

 

5. Las vergüenzas musicales, al desnudo

Psy o Carly Rae Jepsen se podrían poner como ejemplos de música viral. Y eso es lo que va a dejar Twitter en evidencia: va a ser más fácil saber gracias a #music lo que realmente escucha la gente. Perlitas de música pop actual y temazos que, por muy malos que resulten musicalmente hablando, a la gente le gustan...

 

6. Más cultura musical para todos

Encontrar artistas de los que antes no habíamos oído hablar va a ser más fácil que nunca. Y a medida que la herramienta de “sugerencias” de #music se vaya haciendo más inteligente, será una maravilla darse un paseo por ella. ¡Ya nadie tendrá excusas para decir que no conoce a tal o cual artista!

 

eminem

 

7. Humanización de los ídolos

Es cierto que #music va a ser una potente herramienta para dar a conocer fechas de próximos conciertos, venta de entradas, lanzamiento de nuevo disco... para los artistas. Pero, inevitablemente, será potente también a la hora de demostrarnos que, pese a ser ídolos de masas, ellos no dejan de ser personas de carne y hueso. Si no, que se lo digan a Cher...


twitter cher

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.