Formulario de búsqueda


Perspectivas para un plan de movilidad sostenible en Latinoamérica

Compartir en:

Perspectivas para un plan de movilidad sostenible en Latinoamérica

  • FIA Región IV busca crear conciencia sobre la importancia de repensar la movilidad
  • Disminución de muertes y reducción de emisiones de carbono en las capitales latinas son prioridades

Los desafíos que develan las ciudades modernas son cada vez más tangibles. El aumento de la población, la escasez de recursos naturales y los altos niveles de contaminación que experimentan las metrópolis, sobre todo en América Latina, provocan que la movilidad sostenible sea uno de los ejes centrales sobre el que es imprescindible actuar.

FIA apunta al desarrollo de tecnologías "verdes", accesibles a los consumidores

Con el objetivo de garantizar acciones y políticas eficientes que promuevan una modalidad de transporte limpio, seguro y accesible, la Federación Internacional del Automóvil para Latinoamérica busca consolidar un Programa de Movilidad Sostenible que permita el desarrollo de nuevas tecnologías accesibles para los consumidores, así como la difusión de políticas de medio ambiente destinadas a la movilidad “verde”.

“Constantemente estamos desarrollando planes de actualización de conocimientos, como parte de una iniciativa regional dirigida a especialistas en materia de movilidad sostenible. La idea es generar las herramientas técnicas para el avance de una gestión eficiente sobre transporte verde en Latinoamérica”, sostuvo Pablo Azorin, Jefe de Seguridad Vial y Medio Ambiente de FIA Región IV.

De acuerdo a las proyecciones realizadas por la organización, la eventual conversión de toda la red de transporte público de Buenos Aires a vehículos eléctricos evitaría, para 2030, más de 6.000 muertes ocasionadas por la mala calidad del aire y reduciría las emisiones de carbono en 65.8 millones de CO2.

Justamente en la ciudad, un proyecto de ley se debate en la legislatura para prohibir la circulación de transporte público alimentado a combustible fósil, en un plazo de 10 años.

En el caso de otras ciudades latinoamericanas, como la de México, una de las urbes con mayor generación de gases de efecto invernadero en la región, se estima que, si para el 2030 logra que su trasporte público sea 100% eléctrico, experimentaría un cambio trascendental, tanto en reducción de muertes asociadas a la calidad del aire, como un considerable ahorro de recursos económicos.

En Santiago de Chile, otra de las capitales latinas más afectadas por la contaminación generada por el transporte, existe un convenio de carácter público-privado, para impulsar la electromovilidad en todo el país, donde ya circulan 200 buses y 56 taxis eléctricos.

En Buenos Aires, una red de transporte público eléctrico evitaría más de 6.000 muertes para 2030

Diego Cosentino, Gerente Regional FIA Región IV, remarcó: “La organización se enfoca en analizar y proponer regulaciones sobre las nuevas tendencias de la movilidad sostenible; nuestros ejes tienen como punto de partida la promoción de políticas públicas, junto a Gobiernos, organismos multilaterales y empresas privadas, las cuales pueden dar el empuje necesario para una forma de movilidad pensada en el cuidado del medio ambiente”.

En base a estudios de la Organización de las Naciones Unidas que establecen que, para 2050, la población urbana de América Latina aumentará en alrededor del 89%, FIA se encuentra desarrollando iniciativas de “Smart Cities”, con el propósito de demostrar que las ciudades pueden desarrollarse de una manera más sostenible, segura e inclusiva.

“El objetivo es utilizar tecnologías innovadoras y exigir una formulación de políticas efectivas en beneficio de los ciudadanos en base a ejes como la generación de conocimiento, el intercambio de información sobre movilidad urbana sostenible, el enfoque multidimensional y la adecuada regulación”, subrayó Pablo Azorin.