Formulario de búsqueda

Los coches de combustión podrían tener los días contados

  • La Ley de Cambio Climático fija 2040 como el año a partir del cual no se podrán vender ni matricular turismos que produzcan emisiones de dióxido de carbono de forma directa
  • Para lograrlo se plantean cambios en movilidad, energía o edificación

El fin de los coches de combustión podría estar ya definido: sería el año 2040.

El objetivo final es un parque móvil libre de emisiones para el año 2050

La Ley de Cambio Climático que está preparando el Gobierno fija 2040 como el año a partir del cual no se podrán vender o matricular ni turismos ni vehículos ligeros que produzcan emisiones de dióxido de carbono de forma directa. Esta medida afectaría a los vehículos gasolina o diésel, híbridos y de gas, según ha explicado el Ministerio para la Transición Ecológica.

El objetivo último de la ley es que el parque móvil esté libre de emisiones por completo dentro de 32 años: para 2050.

Aunque de momento es solo un proyecto, el texto ya está en manos de los distintos partidos políticos. Y podría presentarse en el Congreso antes de que acabe el año.

A rasgos generales el texto contempla un objetivo intermedio: reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 (tomando como referencia los niveles de 1990). Esto es, para ese momento las emisiones deberían mantenerse en 230 millones de toneladas (por debajo de los objetivos fijados por la Unión Europea para España de 290 millones).

_alt_

¿Cómo se logrará esto?

Para cumplir los objetivos establecidos se plantean cambios en energía, fiscalidad y edificación. Aunque, como es lógico, los más relevantes afectan a la movilidad, que actualmente representa el 26% de las emisiones.

Por eso el documento se refiere a los vehículos “con emisiones directas de dióxido de carbono”. El veto no afectaría solo a gasolina o diesel, sino también a híbridos, vehículos de gas natural o licuado (que también generan emisiones, aunque en menor medida). Sin embargo la circulación de estos últimos estaría permitida una década más, hasta 2050.

Otras medidas que se incluyen en el documento son:

  • Restricciones en municipios. El documento contempla la obligación de que todos los municipios con más de 50.000 habitantes cuenten con zonas de bajas emisiones antes de 2023.
  • Puntos de carga en las gasolineras. Para fomentar los vehículos eléctricos el texto indica la instalación de puntos de carga eléctrica en todas las gasolineras, para lo que se crearía un plan progresivo.
  • Se acaban las ayudas. En el borrador figura la prohibición del establecimiento de nuevos subsidios o ayudas que favorezcan el consumo de combustibles fósiles, aunque en última instancia dependerá del Gobierno.
  • Un 100% de renovables. También se busca establecer un sistema eléctrico que se base exclusivamente en fuentes de energías renovables en el año 2050, con un objetivo intermedio del 35% de penetración y con el 70% de generación en 2030.
  • Rehabilitar edificios. Entre 2021 y 2030 se deberán rehabilitar con criterios de eficiencia energética al menos 100.000 edificios al año de media. Para ello se establecerán programas de ayuda.

Toyota considera prematuros esos plazos

Una de las primeras reacciones ante la nueva Ley de Cambio Climático ha sido la de Toyota, un player importante del sector, ya que es uno de los fabricantes más comprometidos con la fabricación de vehículos de bajas emisiones con su tecnología híbrida.

Toyota estima que los plazos marcados por el Gobierno son excesivamente exigentes

De hecho, entre sus principales objetivos está el desarrollo de tecnologías de bajas o cero emisiones.

Sin embargo, el fabricante de coches considera que los plazos establecidos por el Gobierno en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética requerirían unos cambios estructurales difícilmente viables a nivel industrial y social. Estima que los plazos son excesivamente exigentes para lograr una movilidad con cero emisiones, superando incluso los plazos establecidos en otros mercados europeos donde las tecnologías de cero emisiones tienen un desarrollo muy superior al de nuestro país.