Formulario de búsqueda

De Boris Johnson sepultado en plásticos a "Humanity’s Impact", un nuevo corto para concienciar

  • La compañía creativa Studio Birthplace continúa evangelizando y concienciando sobre la sostenibilidad
  • También se ha desarrollado una aplicación de realidad aumentada para explorar la relación individual con los residuos

Tras sepultar al Primer Minstro de Reino Unido, Boris Johnson, bajo toneladas de envases de plástico para denunciar la gestión de residuos del país, la compañía creativa Studio Birthplace continúa evangelizando y concienciando sobre la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y la emergencia climática a través de la creatividad.

La creatividad apunta que se producen 20.000 botellas de plástico por segundo

En esta ocasión, lo hacen mediante “Humanity’s Impact", un proyecto compuesto por un cortometraje animado y una aplicación de realidad aumentada con los que profundiza en tiempo real en la idea de la ingente cantidad de plástico que se produce a nivel global e invita a los usuarios a descubrir cuál es su relación con este tipo de materiales a nivel personal. De esta forma, tanto la creatividad como la aplicación buscan ilustrar con imágenes los impactantes números: 20.000 botellas de plástico por segundo, o lo que es lo mismo, aproximadamente 1 millón de botellas en un minuto.

Con el objetivo de crear conciencia e inspirar acciones hacia un futuro más sostenible, el corto traslada el discurso a “Humanity’s Impact”, unas instalaciones ficticias creadas para investigar y visualizar el impacto de los seres humanos en el planeta. Con una ambientación propia de un idílico suburbio estadounidense de la década de 1960 habitado por muñecos o maniquíes en miniatura, la pieza emplea la misma técnica aplicada en “Wasteminster”, es decir, sepultar a los ciudadanos del peculiar lugar con miles de plásticos.

Así, se contempla cómo los envases inundan las calles y las casas y sepultan a personas, animales y objetos hasta crear una enorme montaña de residuos. “Y pensar que solo un 9% de todo esto es reciclado. El resto es quemado, enviado a vertederos o termina navegando en los océanos”, comenta la locución de la creatividad. “Y esto continúa así cada minuto de cada día. ¿Realmente necesitamos tantos?”.

Del mismo modo, el corto apuesta por el humor y un tono pacífico hacia el activismo, al tiempo que adopta un enfoque divulgativo apoyado en el entretenimiento. "Creemos que la comedia puede ser una herramienta poderosa para ayudar a contar algunas de las historias más tristes de nuestro mundo. Puede permitir una entrada fácil con la audiencia y hacer que sea más fácil llamar la atención sobre el lado feo de nuestra cultura de consumo”, han señalado los directores.

Tal y como explican desde Studio Birthplace, en colaboración con el estudio Method & Madness se dotó a los personajes de expresiones excesivamente alegres para evocar los anuncios de la década de los 60 con la intención de aludir a la industria de la publicidad como una de las principales responsables del hecho de que la sociedad haya aceptado los plásticos de un solo uso como normales. “La película tiene como objetivo crear una experiencia reveladora para traer un nuevo nivel de conciencia que un número o una estadística por sí solos nunca podrían lograr. Comprender el impacto de la humanidad en nuestro planeta es el primer paso hacia el cambio”, han destacado los directores de la pieza, Sil van der Woerd y Jorik Dozy.

En esta línea, al final de la pieza, además de invitar a descargar la aplicación de realidad aumentada, se muestra una llamada a la acción de Plastic Pollution Coalition. Con el mensaje se anima a los espectadores a respaldar una petición que le dice al mayor productor de botellas de plástico de nuestro planeta, The Coca-Cola Company, que los consumidores no quieren que sus botellas de plástico contaminen el planeta.

La realidad aumentada de los plásticos

Junto al corto, Studio Birthplace ha desarrollado una aplicación de realidad aumentada de la mano del estudio de diseño interactivo Superposition. La herramienta pretende ayudar a los usuarios a relacionarse con los datos relacionados con el consumo de plástico a un nivel aún más personal. Así, los usuarios pueden dejar caer 20.000 botellas en su propia cocina o dormitorio, comprometerse a reducir su propio uso de plástico, realizar un seguimiento de su progreso, tomar una foto con sus datos y compartirla en las redes sociales para motivar a otros a participar.

Según comentan desde Superposition, la aplicación demuestra que la realidad aumentada puede ser una herramienta de conciencia positiva al estimular a los usuarios a elegir tanto el contexto como la ubicación para sus interacciones. “Humanity's Impact es un hito en nuestra exploración de las posibilidades de una relación emotiva y expresiva con el mundo digital a través de la tecnología, el código y el diseño. Con ella queremos impulsar un futuro de activismo aumentado”.