Actualidad e Investigación sobre Marketing y Economía Digital
Así percibimos el paso del tiempo
Compartir en:

Así percibimos el paso del tiempo

  • La percepción del paso del tiempo es subjetiva y variable
  • En última instancia depende de los eventos que tienen lugar durante ese periodo
10/09/2018 - 10:03
Redacción
percepcion-tiempo

Las vacaciones de verano se pasan volando, mientras que algunas reuniones parecen no terminar nunca. Esa sensación, que sin duda todos hemos experimentado alguna vez, parece haber encontrado su explicación científica.

¿Cómo percibimos el paso del tiempo?

Lo más común para comprobar el paso del tiempo es mirar un reloj. Pero este aparato no deja de ser un invento humano, una herramienta que mide y marca los segundos, minutos y horas. Desde el punto de vista humano, el paso del tiempo es algo mucho más fluido.

El cerebro tiene una especie de reloj interno que nos ayuda a registrar las nuevas experiencias y guardarlas como memorias

Así, si nos aislasemos de cualquier indicador (ya sean relojes o simplemente la luz solar), sin ninguna actividad relevante, nos parecería que ha pasado menos tiempo del que realmente ha pasado. Simplemente porque bajo esas circunstancias el cerebro lo condensa, de tal manera que nuestra percepción del tiempo es más breve.

Esta idea no es ni mucho menos nueva. De hecho el filósofo Martin Heidegger sugirió alrededor de 1920 que el tiempo existe en consecuencia de los eventos que tienen lugar durante ese periodo. Y los descubrimientos más recientes confirman la existencia de ese mecanismo que nuestro cerebro utiliza para dar sentido al paso del tiempo, y que funciona según lo que experimentamos.

El tiempo parece ir más rápido a medida que nos hacemos más mayores porque nuestro cerebro tan solo registra las nuevas experiencias, no aquellas que ya conoce. Y por eso solemos recordar los veranos de nuestra infancia como algo interminable: porque todo era nuevo y diferente. Así, durante la infancia nos parece que el tiempo pasa más lento. Pero a medida que nos hacemos mayores y acumulamos más experiencias, hay menos hechos novedosos o remarcables.

paso-tiempo

El cerebro retiene esas experiencias y eventos a través de la memoria episódica, la encargada de almacenar los sucesos autobiográficos. Es la que te permite recordar qué sucedió, cuándo y dónde. Por ese motivo ya conocíamos que el cerebro debe tener algún tipo de reloj interno que nos ayude a registrar esas experiencias y guardarlas como memorias.

Ahora, según un estudio publicado en Nature, un grupo de científicos noruegos podría haber confirmado la presencia de ese reloj interno.

Un reloj dentro del cerebro

Este nuevo documento demuestra que se ha localizado una red de neuronas encargadas de esa función de reloj.

Este sistema para registrar el tiempo tiene que ser flexible, precisamente porque la percepción del tiempo depende del contexto. Nuestro cerebro registra el paso del tiempo de forma diferente si estamos haciendo una tarea repetitiva o si nos estamos enfrentando a algo nuevo, diferente y desconocido.

El sistema para registrar el tiempo tiene que ser flexible, porque la percepción del tiempo depende del contexto

Este descubrimiento se ha producido gracias a la actividad neuronal de la rata Marco. Primero, los científicos dejaron a Marco moverse libremente por un espacio controlado mientras buscaba trozos de chocolate. Grabaron su actividad cerebral, localizando el momento exacto en el que determinados eventos clave (como encontrar uno de esos pedazos de chocolate) tenían lugar. En la segunda ronda, en lugar de moverse libremente, Marco tenía un laberinto que recorrer. Este experimento, mucho más metódico y repetitivo (girar a la izquierda o a la derecha) mostró una actividad neuronal diferente. En este caso era una señal temporal mucho más precisa y predecible durante las tareas más repetitivas.

Este reciente descubrimiento confirma que la percepción del tiempo es algo subjetivo y variable. Un hecho que, en última instancia, puede afectar a la gestión de los equipos y el talento humano. Y es que los hallazgos de esta investigación indican que la percepción del tiempo que tiene nuestro cerebro durante una experiencia puede cambiar en el espacio físico si hay cambios en las actividades y en el contenido de esas experiencias.

Síguenos en tiempo real vía Feedly: clic aquí

Recuerda que esto no es Google, lo has leído en Reason Why

follow us in feedly
Comentarios
Añadir nuevo comentario
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.