Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología
Ikea estrena campaña contra los deberes
Compartir en:

Ikea estrena campaña contra los deberes

  • McCann es la agencia responsable de la campaña
  • Ikea inventa una nueva asignatura, la “Cenología”, para que los más pequeños aprendan en familia durante la cena
Redacción

Ikea reivindica menos deberes y más cenas en familia con su nueva campaña, “Deberes”. De la mano de la agencia McCann, la marca quiere transmitir que precisamente las cenas pueden ser el momento idóneo para aprender en familia.

El nuevo anuncio de Lotería de Navidad 2016 ya está aquí

España está por encima de las seis horas de deberes semanales

La campaña parte de la premisa de que los niños españoles dedican demasiadas horas a los deberes, lo que repercute en sus horas de juego y en las cenas en familia. Así lo apunta el Informe PISA 2012, que indica que España está por encima de las seis horas de deberes semanales, lo que sitúa a nuestro país como el quinto de la OCDE en el que más tiempo dedican los niños a los deberes.

Además, Ikea ha hecho su propio estudio, “Salvemos las cenas: cómo influyen los deberes en el día a día de los hogares españoles”, con el objetivo conocer el impacto de los deberes en los hogares españoles. De los datos se desprende que el 65% cree que sus hijos se sienten agobiados o cansados con el tiempo que dedican a los deberes.

Con una hora diaria de deberes bastaría, según los profesores

Por su parte los niños se sienten mal y presionados por los deberes en más de un 80% de los casos. Respecto a los profesores, el 88% considera suficiente dedicar a los deberes menos de una hora al día.

De ahí que Ikea haya decidido sumarse a esta realidad con una campaña que se compone de piezas audiovisuales para TV y Digital en las que refleja momentos de la cena en familia en los que se puede aprovechar para que aprendan, por ejemplo, aritmética, geografía o geometría. Es lo que la marca ha bautizado como “Cenología”.

Más info.: Cenología, menos deberes y más cenas en familia

Comentarios

Soy profesor de Educación Secundaria desde hace diez años. En mi opinión el anuncio de Ikea sobre los deberes es absolutamente erróneo y hace flaco favor a la Enseñanza. Está claro que no se han informado bien. En Educación Secundaria con seis horas de clase al día lo adecuado son entre dos y tres horas de deberes al día necesarios para poder afianzar los conocimiento s y poder convertirlos en conocimientos permanentes y no fugaces. Los profesores ya sabemos que no hay que machacar de deberes a los alumnos pero deben tener un mínimo por asignatura para que no se les olviden las cosas y no partir de cero para la siguiente clase. Es falso que los niños no tengan tiempo para cenar. Otra cosa es que algunos padres los apunten a muchas actividades por las tardes en vez de una o unas pocas (deportes, idiomas, música, etc.) que nada tienen que ver con el colegio o instituto. Necesitamos inculcar a los niños y adolescentes la cultura del esfuerzo, no la de Gran Hermano, ni la de Salvame, ni que se pasen demasiado tiempo con los videojuegos ( muchos llegan tarde a la mesa por ello) etc. Queremos que sepan valorar lo que tienen, así respetaran a sus padres y profesores; no queremos que se conviertan en niños.

El corrector orográfico me la ha jugado en la última línea. Quiero decir que no queremos que se conviertan en ninis Los niños y adolescentes pueden y deben tener tiempo para jugar y entretenerse con otras cosas. El que no lo hace no es por los deberes sino porque no se organiza bien.

Qué se puede esperar de una multinacional que busca mano de obra barata, abundante y dócil. Cuanto más iletrada y analfabeto, mejor. Por cierto, no me imagino a un padre que se pasa trabajando todo el día subido a un andamio y a una madre que limpia escaleras a media jornada en b, dándoles lecciones de matemáticas, geografícas, lengua, literatura, idiomas (plurilingüísmo), historia, etc., a sus hijos, sencillamente, porque estarán demasiado destrozados: a) intentando conseguir un salario de mierda -que es a lo que nos han llevado las elites que dirigen multinacionales como Ikea- con el que sobrevivir diariamente; y b)porque los hijos acusarán en su propia actitud para con la algo tan fundamental como es la educación la resignación que escoria como esta de Ikea pretende que se adopte entre el conjunto de la población. Este anuncio debería estar retirado por frivolizar con algo tan fundamental como es la educación: el único medio de promoción social que los pobres tienen a su alcance para superar sus condiciones sociales de partida y conquistar aquel lugar que les corresponda en función a sus aptitudes, habilidades y destrezas.

El manipulador anuncio comienza con "Nuestros niños dedican demasiado tiempo a hacer los deberes". Están hablando LOS PADRES, en 1ª persona del plural. Pero acaba diciendo "Merecemos menos Deberes". Puesto que sigue usándose esa persona verbal, ¿son los padres los que merecen menos Deberes? ¿O es que de pronto hemos saltado de interlocutor y hablan LOS HIJOS de que no merecen ese supuesto asedio de trabajo? ¿O quizá se engloba en esa primera persona del plural a TODA LA FAMILIA? Asumiendo que cuando un profesor manda Deberes, les está "condenando a todos", porque todos están súper implicados en las tareas del niño... Habría que ver el funcionamiento familiar real de esos encuestados españoles, pero... algo huele mal en este planteamiento. Aunque lo peor de todo es tergiversar y mezclar churras con merinas. ¿Qué tienen que ver las cenas con los Deberes? SI UN NIÑO SE PLANTA EN LA HORA DE LA CENA SIN TENER HECHOS SUS DEBERES... ALGO FUNCIONA MAL EN ESA FAMILIA. ¿Qué ha hecho desde que salió de clase? ¿Sólo Deberes? Por supuesto que hay que comer, descansar y merendar. Pero la tarde tiene muchas horas más como para que no haya podido dedicar un tiempo razonable a sus tareas e incluso también: bajar un rato a la calle a despejarse, ver algo la TV, oír música, charlar y jugar con sus amigos o hermanos, colaborar en las tareas del hogar, salir a practicar algún deporte, acudir a sus clases de Inglés, Música u otras actividades culturales, hacer la compra con sus padres, navegar por internet, jugar o chatear con su móvil, jugar con su consola,... Quizá me estoy pasando ya de horas ¿no? Pero claro, el problema de todo esto lo tienen los Deberes. Pues quizá hay que priorizar y quizá los padres deben racionalizar el horario de las tardes de sus hijos para que, siempre con equilibrio, pueda haber un poco de todo (o al menos, de todo lo que interese a cada familia en cada día, de entre las muchas opciones que he dado para las tardes, y seguro otras muchas que darían otras familias). Decir "menos Deberes y más cenas en familia" me suena igual de coherente que decir "menos farmacias y más cenas en familia", o "menos banderines de córner y más wasabi". Por último, como comentan por ahí arriba, habría que ver esas idílicas cenas "en familia" en la que los didácticos y esplándidos padres improvisan lecciones diarias de todas las materias a repasar. ¿Seguro que no se enchufa la tele a toda pastilla para que nos aliene la conversación? ¿O incluso cenan los niños solos, con su bocata delante de sus dibujos/series favoritas? ¿Seguro que las discusiones sobre temas laborales o conflictos de pareja no inundan las mesas ante niños que mastican absortos mirando al infinito, pensando en cómo pasarse la siguiente pantalla del Mario o dónde cazarán a su próximo Pokémon? ¿Seguro que algún papá/mamá no llega tarde del trabajo por una mala conciliación laboral y unos horarios indignos de una sociedad avanzada? ¿Seguro que se sientan todos a la mesa y no hay ningún miembro que decide cenar de pie "a salto de mata" lo que pille luego por el frigorífico o la despensa? No, seguro que eso en Suecia no pasa. Y seguro que aquí, en España, el problema son LOS DEBERES.

...y ya lo que faltaba...incluir al nuevo gurú de la educación, Cesar Bona, para dar un toque mas verídico al mensaje...el cual, por cierto, ni el mismo sabe donde ni como acabarán los niños que han protagonizado su "original" manera de enseñar dado que nunca ha seguido a una generación entera de alumnos para comprobar los resultados que dan sus "innovadoras" metodologías a largo plazo. Los deberes no son un castigo, ni es resultado de un profesor vago que no ha terminado su trabajo en clase...es una manera de afianzar lo aprendido durante la jornada escolar...probablemente si los niños no estuvieran cargados de tantas actividades extraescolares ( algunas agotadoras, irracionales e irresponsables) que hacen que lleguen a casa a una hora tardía y poco favorable para llevar a cabo una actividad intelectual y de esfuerzo, entre otras pautas de trabajo en casa, los padres no sufrirían tanto....

Estamos perdiendo todo, todo, todo... Ya ni sabemos dónde estamos... La culpa de lo que está pasando con nosotros, los profes, es nuestra porque estamos permitiendo desde hace tiempo con nuestro individualismo y mezquindad la DIGNIDAD... Patética la política educativa del photo call y patéticos los que entran en ese juego: DEMOS CLASE!

FE DE ERRATAS: estamos ... PERDIENDO

Los trabajadores de IKEA que tienen hijos, a qué hora llegan a casa después de trabajar? porque si es a las 22:00 o más, tienen que preparar cenas y cenar con sus niños en un ambiente idílico, educativo, familiar...como el del anuncio...no se yo a qué hora se acuestan esas criaturas! y los domingos,y los días festivos...no hay posibilidad de comidas en familia porque los papis están trabajando en IKEA. Zapatero...a tus zapatos!. De una maestra hartita ya de tanta tontería!

No nos engañemos, toda campaña publicitaria tiene una misión, incrementar las ventas, a mi juicio lo que pretende esta gran multinacional es cambiar una variable de su macroentorno, me explico una variable que nada tiene que ver con su actividad pero que si lo pensamos bien le afecta de una manera directa... este sería el razonamiento, si los niños tienen muchos deberes estos tienen que quedarse en casa, arrastrando con ello a la familia entera a no poder desplazarse para visitar las tiendas de ikea... por esto los deberes se convierten en una amenaza para que la familia pase un fin de semana comprando en las tiendas de ikea.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.