Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología

Aunque parezca mentira, la televisión interactiva lleva más de 10 años intentando revolucionar nuestro salón. Javier Herrero, CEO de Magic Box, es una de las pocas personas con más de 10 años de experiencia en el sector de la Smart TV.

 

Y es que la revolución en la pantalla principal de la casa se veía venir desde los primeros ordenadores. Los PCs incipientes y las primeras videoconsolas se conectaban a la pantalla de la televisión. Y aunque todo parecía indicar que la televisión iba a ser le nuevo objet interactivo... legaron los PCs con monitores, y la revolución quedó aplazada.

 

Ahora, la de la televisión parece ser la más reciente de las revoluciones. Y lo es, porque en el camino ha topado con todo tipo de dificultades:

 

1. El formato

 

La Smart TV ha vivido (y aún vive) una batalla por ser el formato dominante. Android, HTML 5, HbbTV y los sistemas propios de los fabricantes son los cuatro jugadores que aún quedan en este juego (Adobe Flash se ha retirado de la batalla hace poco).

 

Con sólo cuatro formatos, puede que ahora, por fin, convivan entre sí.

 

 

2. El mando

 

smart-tv

 

Ni los fabricantes ni las aplicaciones han encontrado aún una forma cómoda de usar el mando en una Smart TV. Los mandos que hacen de puntero son imprecisos, difíciles de usar. Los que tienen teclado funcionan bien, pero son engorrosos. Ahora, se está explorando también la navegación por voz o gestos.

 

 

3. La navegación

 

Las aplicaciones funcionan muy bien en Smart TV, pero usar un navegador no es cómodo en este dispositivo. Un 20% de internet no es aún accesible a las Smart TVs, aunque, poco a poco, la red se va adaptando a este nuevo mundo.

 

Sin embargo, los navegadores nos permiten acceder a rincones de Internet que no tienen aplicaciones u otros formatos compatibles.

 

 

4. La videoconferencia

 

smart-tv

 

Operadores móviles y dispositivos de todo tipo han intentado que los usuarios utilicen la videoconferencia, pero ninguno lo ha conseguido como la Smart TV. La facilidad de poder hacer llamadas familiares desde el salón da a los usuarios ese sentimiento de cercanía que buscan, y es una tecnología simple la que lo hace posible.

Portada