Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología

La gamificación no se aplica sólo a los trabajadores y a los consumidores. También se puede aplicar a la vida. Esta es la idea de Arturo Castelló, director general de Jugo

 

Hay personas que se mueven mucho por inercia.Están acostumbrados a ser sujetos pasivos de los que ocurre a su alrededor. Castelló lo explica con una metáfora.

 

En el principio fue la palabra

 

biblia

 

La palabra ha sido la base de la comunicación tradicional. Primero en la Biblia, luego en la literatura, la prensa, la radio y la televisión.

 

La comunicación ha sido siempre unidireccional. Del medio influenciador a la masa, influenciada.

 

Luego fue internet

 

internet

 

Es curioso, porque desde el principio de internet, quien nos dijo que nosotros éramos los nuevos protagonistas eran los medios tradicionales. La red es un lugar más participativo, pero seguimos siendo jugadores de segunda fila.

 

Hacemos likes y follows, comentamos, seguimos a influenciadores... pero no somos los protagonistas. No cambiamos las cosas.

 

 

La forma de pensar que propone Castelló es la del mundo de los videojuegos.

 

En el principio fue el pong

 

pong

 

Ingual de rudimentario que la palabra, el primer vídeojuego de la historia, Pong, ya nos animaba a romper la inercia. La acción tiene dos partes. La que va hacia nosotros y la que viene de nosotros. Nosotros cambiamos las cosas, actuamos sobre el contenido. Tenemos un efecto real e inmediato.

 

Luego fue la gamificación

 

Gracias a la gamificación, podremos combatir la inercia de nuestra vida. Seremos nosotros los que nos enfrentemos a conflictos para obtener resultados.

 

Jugo quiere ser la impulsora de este movimiento. De momento sólo se puede acceder por invitación, pero su proyecto es ampliarse a todo el mundo. Gamificar las redes sociales, la búsqueda de empleo y las tareas del hogar son sus tres primeras propuestas.

 

gamificacion

Portada