Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología

¿Sabíais que un 14% de la población cree que ocurrirá un Apocalipsis Zombie? Scott Schnaars, director de Badgeville, es uno de ellos. No sólo eso. Schnaars cree que el Apocalipsis Zombie ya está aquí.

 

Un 70% de los empleados está desmotivado. Y un 60% de los consumidores tiene un desapego total a la marca.


zombie

 

Estamos en una enorme crisis de engagement, Y la gamificación es la cura. 

 

A través de la gamificación, podemos conseguir más clientes, mantenerlos interesados más tiempo y conseguir mayores tasas de conversión. Es decir, más gente comprando más veces y gastando más en cada compra.

 

La gamificación interna puede servir para optimizar procesos de trabajo, fomentar la colaboración y formar al personal.

 

¿Cómo venderle la gamificación a tu jefe?

Después de una mañana aprendiendo las ventajas de la gamificación, el público ya está más convencido de que hay que utilizarla. Pero en las empresas hay muchos directivos que no son de la misma opinión. Schnaars nos da unas pistas para convencerles:

 

1. Evita la palabra Gamificación

 

Hay algo en la palabra “gamificación” que ahuyenta a los altos cargos directivos. Mejor evítala. Habla de un programa de motivación o de optimizar procesos.

 

2. Habla de comportamientos

 

Los jefes están acostumbrados a tratar con actitudes que no les gustan. Explícales cómo tu iniciativa va a cambiar el comportamiento de los empleados.

 

 

3. Ve más allá de los puntos y los rankings

 

A algunos jugadores les gusta mucho conseguir puntos y ganar medallas virtuales (son los Achievers de los que ya nos ha hablado Richard Barlte). Pero para la mayoría, estos incentivos sólo funcionan a corto plazo.

 

Hay que utilizar la gamificación para objetivos reales:

  • Conseguir reconocimiento por el trabajo realizado
  • Ganar, superar retos, obtener satisfacción
  • Poder compararse a uno mismo con el trabajo de los demás

 

4. Plantéalo como una inversión

 

La gamificación no es un proyecto. Tiene que ser un programa diseñado de acuerdo con los valores de la empresa, una decisión a largo plazo.

Portada