Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología

Christer Holloman, autor de ‘Social Media MBA’ ha presentado en el SoLoMo Summit Spain algunos de los usos más innovadores que algunas empresas han realizado en social media. Por supuesto, todos están recopilados en su último libro.


Dirigir el social media de una empresa es como ser el piloto de un avión. Desde tu cabina, lo controlas todo. El resto de la empresa va en sus asientos, justo detrás de ti. Y lo más importante… Tienes a toda la ciudad a tus pies.


Y es que algunos de esos ‘pilotos’, se lo curran de verdad. Consiguen que su avión vuele lo más rápido que les es posible y ahorrando combustible...


 

BARCLAYCARD


En 2011, la confianza en los bancos de todo el mundo era más bien escasa. Los gobiernos tenían que estar constantemente metiendo la mano en ellos, para arreglar sus pifias. Y con estas características, era realmente difícil comenzar a introducirse en el e-commerce.


Pero, como en muchas ocasiones, la solución estaba en el social media


Se creó la Barclaycard. La primera tarjeta de crédito creada por y para ser utilizada en comercio electrónico. Y se empezó a divulgar a través de las redes sociales.


El dinero que introducías en esa tarjeta únicamente sería utilizado por eso, con la seguridad de un banco fuerte detrás que respaldaba el proyecto.  En realidad, el caso es parecido al de PayPal, pero con una diferencia importante. 


barclaycard


Los usuarios de esta tarjeta contaban con auténticas ventajas al utilizarla. Reducción en las comisiones y disponibilidad inmediata, entre otras.


Este sencillo proceso insufló a todos los clientes la dosis de seguridad que necesitaban para lanzarse a probar con el e-commerce. Y todo gracias al uso que se le dio a los medios sociales. 


 

SONY


El caso de Sony se centra en la acuciante necesidad de los clientes de Sony Ericsson por hacer vídeollamadas y conferencias a través de su smartphone. La empresa no estaba preparada para ofrecer la cobertura necesaria para ello, así que se encontraron con un buen problema. 


Como el tiempo de reacción era extremadamente reducido, Sony optó por una vía alternativa. A través de las redes sociales comenzó una campaña cuyo objetivo era que sus clientes se replantearan el concepto que tenían de su marca. 


Sony dejaría de ser tratado como ‘el más vanguardista’, para pasar a ser ‘un móvil que te hace vivir experiencias’. El sonido, la imagen y el mundo multimedia pasaron a un primer plano. Los clientes ya no compraban un teléfono de Sony por su calidad en cuanto a llamadas, sino porque tenía la mejor cámara y los mejores altavoces. 


sony-multimedia


Portada