Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología

Glen Richardson, CEO Justbought.it


Antes de empezar, Glen se metió a la gente en el bolsillo. Le tocaba hablar justo antes de la hora de comer y no se le ocurrió otra cosa que traer una caja con 15 donuts para repartir entre todo el mundo. No podían tener mejor aspecto, y se nos hizo la boca agua.


¿Product Placemanent de Dunkin Donuts, quizás? ¿Branded Content de Panrico?


Pero lo de la caja de dulces no era solo para que le prestásemos un poco más de atención. Al principio, nadie se quería levantar a coger un donut. En cuanto el primer valiente se levantó, automáticamente dos o tres más le siguieron. Y, después de ellos, toda la sala corría para no quearse con el estómago vacío.


dunkin-donuts


Glen Richardson dice que la innovación es igual. Al principio nadie quiere ser el primero en comenzar algo. El miedo al fracaso, a perder y a ser objeto de burla, suele poder con nosotros. Eso sí, en cuanto el primero se atreve, los demás no tardan en seguirle. Y al igual que con los donuts, los últimos se quedan con las manos vacías. 


Y en este caso, se ha querido centrar especialmente en los ‘showrooms’. Los espacios de venta en los que las empresas ‘enseñan’ sus productos a los clientes, de una manera… diferente. Y el mejor ejemplo es el Roca Gallery, en el que se hace de una manera artística. 


Pero la cosa está cambiando, y muy rápido. Los clientes cada vez son más cómodos y muchas veces no quieren ni salir de casa. A partir de eso surge el showroom digital. 


¿Por qué no hacer lo mismo, pero en la pantalla de un smartphone?


glen-richardsen


Una manera distinta de llegar a los clientes. Más rápida, más cómoda y que compensa el perder el punto de realismo, con una personalización que se lleva al extremo. 


En el móvil no podemos ‘tocar’ los productos directamente, pero a cambio podemos disfrutar de ellos de una manera distinta.


Por ejemplo, si visitamos el showroom de una tienda de muebles… ¿Por qué no hacerle una foto a nuestro salón y colocar directamente el sofá que queremos en él, para ver cómo queda? 


sofa_aplicacion


Y ésta es sólo una de las sorprendentes aplicaciones que puede ofrecer el ‘digital showrooming’.


Pero las empresas tienen una responsabilidad muy grande. La masa de consumidores aún no está ni mucho menos acostumbrada al uso de este tipo de técnicas. Es deber de las propias marcas enseñar a sus clientes a utilizarlas. 


Y los puntos de venta físicos, de cada compañía, son un lugar idóneo para ello. Todos deberían ofrecer ‘experiencias’ online en sus tiendas. Es el truco para que nos vayamos adaptando al cambio. 


Portada