Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología

Pensar con las manos gracias a las construcciones de Lego es el brainstorming 2.0. Os contamos los detalles de cómo conseguir una tormenta de ideas mejorada.

 

 

Marta Zúñiga trabaja en Talent_Juice y vino al Zinc Shower para mostrarnos una pequeña porción de las posibilidades que ofrece Lego Serious Play. Estas piezas son mucho más de lo que parecen: nos permiten pensar con las manos.


Como en el cole. Sentados en mesas en grupos de diez personas, Marta Zúñiga nos propuso una tarea bien sencilla: construir una torre en cinco minutos. Eso sí, luego tuvimos que justificar por qué lo habíamos hecho de esa manera. ¿Buscamos altura? ¿Quizás estabilidad? Todo tiene que estar bien justificado. 


No se trata de construir algo bonito, ni de hacerlo el primero ni el mejor. El caso es ponerse a construir, sin pensar. La creatividad aflora sola y al final sale la torre que nuestro subconsciente había construido antes incluso que nosotros mismos lo supiéramos. 


Todo es importante. Los colores, la altura, la forma, el número de piezas utilizadas…



Construyendo con Lego



Lego Serious Play surgió en un momento en el que la empresa crecía a pasos agigantados, con el bombazo que supuso su aparición en el mundo de los videojuegos. A partir de esto, en Talent_Juice pensaron que las famosas piezas de construcción podían servir para otras aplicaciones mucho más útiles.


Las reuniones usuales son un poco aburridas. Una mesa seria, unos compañeros serios, un café serio y gente seria hablando. ¿El resultado? Ideas serias, que resuelven de manera usual problemas usuales. En cambio, con el sistema de Lego, las reuniones se convierten en algo muy distinto. 


Como ya hemos dicho antes, Lego permite ‘pensar con las manos’. Materializar de esta manera cualquier idea o propuesta es mucho más sencillo, e incluso obliga a todos los miembros a participar, quieran o no. Hagan lo que hagan, van a tener que explicarlo, y algo de lo que digan tendrá algún valor para la consecución del objetivo general. Es el Brain Storming 2.0. Una tormenta de ideas mejorada.



Lego



Cuando Marta nos sugirió que construyéramos algo que definiera nuestro proyecto, en otros 5 minutos, todo el mundo se llevó las manos a la cabeza. “No tengáis una reunión con vosotros mismos, simplemente empezar a crear con las manos”, nos aconsejaba. 


Comenzamos a montar pieza por pieza y el resultado final fue una pasada. Cada persona había creado algo que en un primer momento carecía de sentido, pero que, si le damos una vuelta, se convierte en todo un icono de nuestra idea. 


Una persona creó un puente, otro un jardín de la felicidad, otro se mantuvo en la cúspide de su torre y otra creó una réplica de un edificio de oficinas. Cada pieza tiene un sentido, que podemos extraer con solo echarle un vistazo a la obra. Ideas que, sin esta mecánica de pensamiento, a lo mejor no habríamos tenido nunca. 


En el fondo, es una manera más de dar una forma consciente a ideas que guardábamos en el fondo de nuestros pensamientos. Eso sí, ¡de las maneras más divertidas que hemos visto nunca!



Portada