Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología

Un pitch es la presentación de una idea para conseguir la financiación necesaria que permita llevarla a cabo. En el futuro de un proyecto, no podemos jugárnosla. 

 

 

Un pitch es cualquier reunión que se pueda tener, ya sea con clientes, inversores, socios o púbico en general, en la que se intenta vender una empresa, o venderse a uno mismo como si de una marca se tratase. Solo hay una oportunidad para causar una buena primera impresión, así que es muy importante preparar bien estas reuniones. 



Juanjo Riesgo, director de Desarrollo de Negocio y Marketing en UpStartup, nos dio algunas claves en el primer día del Zinc Shower. 



1. Jugar con los giros

Un buen pitch debe estar bien estructurado en nuestra cabeza. De igual manera que cuando vamos a hacer una presentación es aconsejable avisar a la audiencia de la estructura de la ponencia, en el caso del pitch no. Debemos tenerlo muy bien ensayado para poder jugar con los giros para sorprender y mantener la atención. Aún así, tener un plan B no está de más. En el caso de que nos quedemos trabados y no podamos continuar, tener cerca alguna ‘boca amiga’ nos puede salvar el pellejo. 



2. Apoyo audiovisual 

Decía Juanjo Riesgo, mientras miraba su presentación de Power Point, que es bueno contar con algún apoyo audiovisual, pero sin pasarse. Una diapositiva llena de texto solo consigue que nadie nos preste atención hasta que acaben de leerla. Y los vídeos quedan muy bien, pero como se nos queden pillados, los 10 minutos que teníamos para exponer ya se habrán ido. 



Tumbonas Zinc



3. Las cosas claras y el chocolate espeso

Una vez entremos en la sala donde realizaremos la presentación, no podemos salir de ella bajo ningún concepto sin aclarar a la audiencia los siguientes puntos:

  • A qué nos dedicamos: hay que incluir una definición, escrita incluso, de nuestra idea o proyecto, para que quede lo más claro posible. Va a ser la esencia por la que nos recordarán. No tiene que ser lo más nuevo ni lo mejor. De hecho, normalmente lo más básico y sencillo es lo que mejor funciona
  • Qué hacemos: Si esa propuesta tiene algún valor añadido, es el momento de decirlo para que los dos términos se asocien juntos. Contar de dónde surge y el conocimiento que tenemos sobre el sector con el que queremos trabajar fortalece mucho los vínculos que se puedan establecer con el público.
  • Quiénes somos: si estamos solos, probablemente ya nos hayamos presentado, pero si trabajamos en equipo, también tendremos que mostrárselo a la audiencia. Nuestra trayectoria, experiencia y fortalezas interesan, porque somos los que vamos a sacar adelante el proyecto. 
 
 
Gladiator
 
 
  • Contra quién luchamos: SIEMPRE tenemos competencia. Es importante dejar clara nuestra oportunidad de mercado, el cachito de pastel del que pensamos adueñarnos y dejar claras nuestras ventajas competitivas. Nunca, nunca y nunca debemos hablar mal de nadie de la competencia. Lo más seguro es que eso nos rebote más adelante.
  • Cómo vamos a luchar: nuestro modelo de negocio es de las cosas más importantes. Es la manera que vamos a tener de ganar dinero, así que interesa. No es necesario dar previsiones de beneficios, a no ser que la reunión sea con inversores, claro :)
 
 
Conclusión:


En un pitch se pone toda la carne en el asador; es el principio de nuestro proyecto y podemos ganar o perderlo todo en una jugada. Merece la pena pararse a pensar un par de veces lo que vamos a decir. 



Portada