Formulario de búsqueda

Smile–me: una iniciativa universitaria para recordarnos que aún queda esperanza

Compartir en:

Smile–me: una iniciativa universitaria para recordarnos que aún queda esperanza

Aún hay esperanza: eso es lo que se puede desprender del espíritu que derrama el movimiento que presentan un grupo de estudiantes de publicidad de la Universidad Rey Juan Carlos: Smile-me.

Smile-me es una organización, un movimiento, creado por y para jóvenes, y que tiene ante sí la difícil tarea de intentar cambiar la imagen que tiene el público de los jóvenes. El contexto no es favorable y los precedentes aún menos. La juventud se presenta, a diario, en la televisión, en las noticias o en programas sensacionalistas, como una generación sin valores, sin motivaciones, y sobre la que se cierne una oscura nube en forma de crisis económica. 'No future' que diría Sid Vicious. Y que además no se preocupa más que en salir los Viernes a triunfar. Narcisismo es lo que impera.

 

La idea: JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados). Nos remontamos a un eslogan que se acuña en 1994 a partir de un efectivo anuncio de Renault. Y que sirve de paralelismo con Smile-me. El concepto es claro y estaba ahí delante. Pero los medios en general, y la televisión en particular se han encargado de taparlo y oscurecerlo.

 

JASP Smile me

 

A través de numerosas vías, este grupo de jóvenes intentará la épica: remontar la situación. Ecologismo, ideas, emprendedores... cualquier iniciativa es buena.

 

Pero, ¿cómo? Porque sí, todo esto suena muy bonito, pero se necesitan algo más que palabras para encandilar a una masa. Normalmente. Y Smile-me ha ido a buscar a su público objetivo, los jóvenes, al lugar que el público objetivo frecuenta: internet. Con una campaña basada en redes sociales y contenidos virales, en la que Twitter (@SmileMeGnt) y Facebook han ejercido de columna vertebral, y Flickr, YouTube o hasta un blog propio, han pasado por ser las herramientas de apoyo, han conseguido buenas cifras. Y las que les quedan.

 

Aunque no todo se fragua en internet. Por eso han salido a la calle, a las universidades, y han realizado pequeñas acciones: video-encuestas, posteriormente colgadas en Youtube; videos promocionales; o acciones virales de notable acogida e impacto.

 

 

 

 

La más popular: caramelos a modo de obsequio en bicicletas, farolas y otros lugares, acompañados de un breve eslogan, perfil de twitter, y un código QR que redirigía al movimiento. Street marketing, redes sociales y nuevos formatos tecnológicos integrados en una sola acción. Claro ejemplo de lo que el movimiento promete.

 

Smile me Jóvenes Street Marketing

 

 Smile me Jóvenes street marketing

 street marketing Smile me

 

 

La acción definitiva: el día del cambio. El plato fuerte lo han guardado para el final. Todas estas iniciativas, estos emprendedores, estas ideas, estos afluentes, irán a encontrarse a un mismo lugar. “El día del cambio” podría ser perfectamente la descripción. El duodécimo día, del duodécimo mes se reunirán todos los que se consideren del movimiento. Y quien sabe, quizás los mayas, en sus calendarios, hablaban de Smile-me.