Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología
Las 8 frustraciones del ‘marketer’ digital
Compartir en:

Las 8 frustraciones del ‘marketer’ digital

Cada vez más empresas dedican mayor parte de sus presupuestos a marketing digital. Cada vez más profesionales del sector utilizan las vías más ‘modernas’ para comunicar. Y cada más estos profesionales se frustran sin remedio.

Reason Why Reason Why logo

Está más que claro que todas las empresas necesitan cuanta más presencia en la web, mejor. Las cifras de inversión en publicidad digital no hacen más que aumentar, pero si observamos los beneficios que dichas estrategias aportan a las empresas... Todo cobra sentido. 

 

El problema es que los profesionales que se encargan de implementar estas ‘estrategias digitales’, tienen que someterse todos los días a todo un infierno de reproches y ‘malos tratos’. Una frustración cada vez más insoportable. 

 

Y esto hay que pararlo de una vez por todas. En New Media and Marketing han recopilado los motivos por los que los profesionales del marketing digital pueden llegar a perder los papeles. ¿Queréis saber cuáles son?

 

 

1. Hazlo bien, y rapidito

 

En cualquier empresa el profesional de marketing digital se encuentra con que todos sus compañeros de otras secciones piensan que su trabajo se hace en ‘un ratillo’.

 

¿Implementar una estrategia en Facebook? Bah, creas una FanPage y sólo te queda esperar a que llegue la gente. 

 

¿Conseguir seguidores en Twitter? Con crear la cuenta y tuitear un par de chorradas, al día lo tienes hecho. 

 

Sin meternos en el papel del community manager, está claro que un verdadero conocedor del marketing digital sabe sobre funcionalidad y usabilidad, entre muchas otras cosas. 

 

No se dedica solo a teclear código en una pantalla. Antes de eso ha necesitado de mucha preparación técnica. Además, todo lo que hace lo hace con criterio, y guiado por una estrategia que previamente se ha tenido que desarrollar.

 

No es cuestión de 5 minutos.

 

 

2. Calla, que estos saben más que tú

 

A la hora de montar una página web corporativa, es fácil que los ojos nos lleven por el mal camino. 

 

Es probable que un buen profesional del marketing digital, a la hora de abrir un site, recomiende a sus superiores sobre temas de usabilidad. O conclusiones extraídas a través de las investigaciones más básicas. 

 

Y, frecuentemente, no les harán ningún caso. 

 

¿Por qué? La razón es bien sencilla. Para personas que desconocen los hábitos de las personas al navegar por una web, toda la verborrea del marketer digital les sonará a chino. En cambio, en cuanto les presentan un diseño bonito y resultón... Todo son elogios. 

 

Diseño-cienxcien

 

Pero lo bonito, no es siempre lo bueno. 

 

 

 

3. ¿Investigación? ¿Para qué?

 

Pues muy sencillo:

 

Por un lado tenemos a los usuarios, con unos gustos, una personalidad y unas preferencias determinadas. Por otro tenemos los objetivos de la empresa, que también deberían estar muy bien definidos.

 

Con una buena investigación, acerca de elementos relativos al marketing digital, podemos conseguir conectar de la manera más eficaz posible a los potenciales clientes con los objetivos de la marca.

 

 

4. Compra anuncios de Facebook. Seguro que los ve mucha gente

 

Pues sí. Si nos gastamos dinero en la red social más ‘poblada’ del mundo, muy mal se tiene que dar para que nuestro anuncio no sea visto por mucha gente.

 

El caso es si esa estrategia compensa. Quizás nuestros objetivos no vayan por el camino de que la gente vea nuestro anuncio por ahí para que se haga fan de nuestra página. A lo mejor aparecer en los anuncios que los usuarios ven como molestos no nos hace tanto bien. 

 

megafono

 

 

5. No sirves para mucho, la verdad

 

En una agencia lo más habitual es que se pase por encima del encargado del marketing digital yendo directamente a las ‘altas esferas’ para proponer estrategias. 

 

Y el resultado de esto es siempre el mismo. Un profesional del marketing digital frustrado, apagando los incendios que han causado los demás, e intentando explicar por qué la asignación de recursos que se ha hecho no era la más adecuada. 

 

 

6. Quiero resultados todos los días. Es más, los quiero todas las horas

 

En marketing digital ningún resultado se obtiene dejando pasar una noche. Todas las estrategias que se implementan necesitan su tiempo para cuajar y echar raíces. 

 

Y hay personas que nunca entienden por qué tienen que esperar. En estos temas, la satisfacción inmediata no existe. 

 

papeles

 

 

7. Eso no puede ser muy caro

 

Una página web que realmente tenga ‘valor de marca’ es la pieza más importante en cualquier tablero de marketing digital.

 

Es muy importante no crear nuestro site basándonos en ‘lo que nos parece bien’. Los test de usabilidad, la creación de contenidos y el desarrollo son elementos a tener en cuenta. Y a través de ellos hay que empezar a dar forma a la página. 

 

Tomar atajos siempre da como resultado que el consumidor reciba una mala experiencia cada vez que visita nuestra web. 

 

 

8. Es que lo otro era más importante

 

Frustración máxima. Presentas un plan de marketing digital, se aprueba y lo pones en marcha. 

 

Mientras estás en ello, y justo cuando iba a empezar a dar los primeros resultados, de repente te encuentras con que tu dinero se ha esfumado. Y la única respuesta que obtienes a tus preguntas es: “Es que necesitábamos el dinero para otras cosas”. 

 

Aunque parezca sorprendente, esta es la principal razón por la que la mayor parte de las estrategias de marketing digital acaban en el tintero.

 

0

Comentarios

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.